(Reuters).- incrementó su ofensiva terrestre en Gaza, atacando objetivos con artillería, tanques y barcos, y advirtió que podría "ampliar significativamente" un operativo que funcionarios palestinos dijeron que estaba provocando la muerte de un número aún mayor de civiles.

Funcionarios de salud palestinos dijeron que 27 palestinos, incluyendo un bebé, dos niños y una mujer de 70 años, habían muerto desde que Israel envió el jueves fuerzas terrestres al enclave de 1.8 millones de habitantes.

El Ejército israelí dijo que mató a 17 hombres armados palestinos, mientras que otros 13 se rindieron y fueron detenidos para ser interrogados después de que los ataques comenzaron en el territorio dominado por Hamas.

Un soldado israelí murió y otros resultaron heridos en las operaciones, en las que 150 objetivos, incluyendo 21 lugares de lanzamiento de cohetes escondidos y cuatro túneles, han sido atacados, según el Ejército.

El avance terrestre siguió a 10 días de bombardeos aéreos y navales contra Gaza, lanzamientos de cohetes hacia Israel por parte de Hamas y a los intentos fallidos de Egipto por asegurar un cese al fuego.

Los proyectiles, muchos de ellos interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, siguieron cayendo el viernes en el sur de Israel, dijo la policía, sin provocar víctimas.

"Hemos decidido comenzar esta operación después de agotar otras opciones y llegamos a la conclusión de que sin esto podemos pagar un precio mucho más alto", dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, a periodistas antes de una sesión especial de gabinete en la sede del Ejército en Tel Aviv.

En tanto el presidente estadounidense, , dijo que conversó con Netanyahu y destacó el apoyo de su país al derecho de Israel a defenderse.

Obama, durante un encuentro con medios en la Casa Blanca, dijo además que Estados Unidos y sus aliados están preocupados por el riesgo de que el conflicto escale, y que espera que Israel siga actuando de modo de minimizar las víctimas civiles.

El portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri, respondió desafiante a la escalada israelí. "Netanyahu está matando a nuestros niños y pagará el precio. La invasión terrestre no nos da miedo y el Ejército de ocupación se hundirá en el barro de Gaza".