Los presidentes de Perú, Ollanta Humala, y de Chile, Sebastián Piñera, se reunieron en Cuba y se comprometieron a cumplir el a la brevedad posible y de manera gradual.

"Acordamos los caminos para que el fallo lo podamos cumplir los dos países en forma gradual, a la brevedad y de buena fe, como corresponde a países respetuosos del derecho internacional, que hemos sido, somos y vamos a seguir siendo países vecinos", dijo Piñera.

La reunión se realizó luego de que ambos mandatarios participaran en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en la que también intervinieron la presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet, y los ministros de Relaciones Exteriores del Perú, Eda Rivas; y de Chile, Alfredo Moreno.

Piñera también indicó que la función del Pacto de Bogotá obliga a ambas naciones a cumplir el dictamen de La Haya, que es vinculante.

Reiteró que el fallo se cumplirá de "forma gradual" y destacó que los dos países dejarán atrás la agenda del pasado, la que ha generado división entre ambas naciones. Agregó que ahora se centrarán todos los esfuerzos en una agenda de paz e integración.

En el encuentro además se acordó adelantar el "proceso 2+2", mecanismo en el que participan los ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores de ambos países, con el objetivo de ir implementando el fallo.