Caracas, (REUTERS).- El candidato opositor desafiaba el domingo al presidente de Venezuela y aspirante oficialista, , con una multitudinaria concentración en un histórico bastión chavista en el centro de Caracas.

Acostumbrada a recibir a los fieles seguidores del , la avenida Bolívar del centro de la capital lucía abarrotada de opositores enfundados en los colores amarillo, azul y rojo de la bandera venezolana.

Decenas de miles de venezolanos marchaban desde diversos puntos de la capital para encontrarse con el candidato que el próximo domingo tentará la presidencia por segunda vez en seis meses tras la muerte de Chávez, quien luchó casi dos años contra un cáncer originado en su pelvis.

"Buenos días a todos. Caracas, allá vamos. Hoy desbordaremos nuestra capital de alegría y esperanza. ¡Vamos!", escribió Capriles en su cuenta de la red social Twitter.

Escenario electoralSin embargo, a pesar del optimismo del gobernador de 40 años, la mayoría de las encuestas lo colocan, al menos, 10 puntos por debajo de Maduro.

Ambos candidatos están enfrascados en una corta de apenas 10 días donde recorren hasta tres pueblos por día intercambiando acusaciones de grueso calibre.

Maduro, designado por el propio Chávez como su sucesor, intenta parecerse a su jefe y propone por la senda del socialismo del siglo XXI con gran control estatal sobre la economía y enormes dádivas sociales.

Capriles, por su parte, propugna un Gobierno inspirado en la obra del brasileño Lula da Silva que, en apenas ocho años, arrancó de la pobreza a 20 millones de sus compatriotas.

Los comicios del domingo 14 de abril definirán el futuro del chavismo y el destino de las mayores reservas de petróleo del mundo que yacen en suelo venezolano.