Atenas (AP).- Periodistas despedidos de la televisora y radiodifusora estatal griega se negaron a salir de sus oficinas y continúan transmitiendo los programas por internet mientras el gobierno conservador enfrenta una crisis política a un año de haber asumido el cargo.

Las señales de radio y televisión fueron suspendidas el miércoles temprano después de que el gobierno cerrara (ERT) y despidiera a sus 2,500 trabajadores, citando la necesidad de reducir el "increíble dispendio", mientras el país que tuvo que ser rescatado transita su sexto año en recesión.

Pero miles de manifestantes se quedaron afuera de las gigantescas oficinas centrales de ERT en el norte de Atenas durante la noche mientras los periodistas seguían transmitiendo en vivo por internet.

Los sindicatos de periodistas convocaron a un paro de 24 horas, suspendiendo los programas noticiosos privados, mientras los aliados de de centro izquierda del gobierno demandaron que se revierta el cierre de ERT.