Washington, (REUTERS).- El secretario del Tesoro de Estados Unidos, , presionó a los republicanos para que ofrezcan un plan que eleve los ingresos y reduzca el gasto del Gobierno, y predijo que accederían a un alza de impuestos a los más ricos para asegurar un acuerdo antes de fin de año que evite el llamado .

En una serie de apariciones en cinco programas de conversación en televisión el domingo, Geithner insistió en que las tasas tributarias a los más ricos deben subir para lograr un acuerdo, una medida a la que los republicanos se han resistido hasta ahora, y restó importancia a la llamándola "teatro político".

"La única cosa en el camino (de un acuerdo) sería una negativa de los republicanos a aceptar que las tasas deberán subir para los estadounidenses más ricos. Yo no los veo realmente haciendo eso", dijo Geithner en el programa Meet the Press de NBC.

Asimismo, el líder de las negociaciones del Gobierno de Obama sobre el abismo fiscal advirtió que "no va a haber un acuerdo sin que las tasas suban", en el noticiero State of the Union de CNN.

El vencimiento previsto de los beneficios tributarios de la era de Bush y las reducciones automáticas al gasto del gobierno que deberían aplicarse a comienzos del próximo año restarían cerca de US$ 600,000 millones de la economía y podrían provocar una recesión.

Posición del GOPLos partidarios del Grand Old Party quieren que los beneficios se prolonguen para todos los estadounidenses, mientras que el presidente Barack Obama y los demócratas quieren que las rebajas se apliquen sólo a quienes ganan menos de SU$ 250,000.

Los republicanos, que controlan la pero son minoría en el Senado, han expresado su voluntad de aumentar los ingresos mediante la adopción de medidas como limitar las deducciones tributarias, pero han marcado el límite en el aumento de tasas.

Unos pocos republicanos de la Cámara baja expresaron cierta flexibilidad mayor a la de los líderes del partido sobre la posibilidad de considerar un aumento de tasas de impuestos para los ricos, siempre y cuando sean acompañadas de significativos recortes al gasto.

Pero la mayoría de los republicanos de la Cámara baja se rehúsan a mayores tasas y prefieren aumentar la recaudación mediante una reforma tributaria.