(Bloomberg).- La obsesión de con el fútbol se hizo evidente durante las elecciones parlamentarias del domingo, donde dos ex campeones del mundo irrumpieron en el Congreso.

Romario y Bebeto fueron los delanteros de Brasil en el equipo nacional que ganó su cuarto título en la Copa Mundial en , en 1994. El domingo, Romario ganó las elecciones a la cámara alta del país con 4.7 millones de votos, superando a su más cercano rival por más de 3 millones de votos. Bebeto ganó un escaño en el parlamento del estado de Río de Janeiro.

Quien fuera alguna vez delantero del FC Porto, Mario Jardel, los ex porteros Joao Leite y Danrlei, y el ex presidente del Corinthians, Andrés Sánchez también fueron ganadores en las urnas.

"El fútbol tiene una muy alta cobertura de los medios de comunicación y estos chicos reciben mucho más espacio que otros candidatos porque son celebridades realmente importantes", señala Amir Somoggi, un consultor de negocios para varios equipos en la liga más importante de Brasil. "Ellos son ídolos para muchas personas que votan por ellos".

Romario, que también ganó campeonatos de liga en , los Países Bajos, Brasil y Qatar, fue un duro crítico de la forma en que el país organizó la Copa del Mundo de este año, desde su posición como congresista federal. Él es también un defensor de los derechos de los discapacitados.

El fútbol es el deporte nacional de Brasil y sus campeones del mundo son algunas de las celebridades más conocidas del país. Los carteles de la campaña de Bebeto hacen referencia a su lugar en el equipo campeón de 1994.

Danrlei, que sigue siendo un objeto de adoración para los fanáticos de Gremio, donde jugó durante una década hasta 2003, fue elegido para un segundo mandato en el Parlamento nacional, con la votación más alta que casi cualquier otro candidato en el estado de Rio Grande do Sul.

Las campañas electorales de Brasil con frecuencia cuentan con una mezcla de políticos tradicionales con actores, músicos y estrellas de televisión. Francisco Everardo Oliveira Silva, un payaso conocido con el nombre artístico de Tiririca, fue elegido para un segundo mandato en el Congreso, después obtener un millón de votos, convirtiéndose en el segundo candidato más votado.

Protestas callejeras Las elecciones llegaron un año después de que más de un millón de brasileños salieran a las calles en las mayores protestas en una generación, donde los manifestantes apuntaron a la corrupción en la élite política del país. Ese sentimiento ayudó candidatos alternativos a recoger votos, dijo Rafael Cortez, analista político de la consultora Tendencias. "Es parte de la mayor apertura del sistema político en esta elección", dijo.

Varios ex atletas y el presidente del actual campeón nacional Cruzeiro no pudieron ganar las elecciones. En Porto Alegre, varias personas relacionadas con el fútbol trataron de conseguir un asiento, pero la mayoría no lo logró. Marcelinho Carioca, una estrella en el , uno de los dos equipos con más seguidores en Brasil, también perdió.