(AFP) Los demócratas obtuvieron una pequeña victoria al forzar al Senado estadounidense a considerar un proyecto de ley para prohibir el acceso a las armas a y será votado el lunes.

La medida, que acabaría un estancamiento de años sobre el control de armas en Estados Unidos, sigue a demandas por acciones tras la masacre de 49 personas en un club gay en Orlando, Florida, el fin de semana.

Los senadores demócratas ocuparon la sala del plenario del Senado, controlado por la oposición republicana, recurrieron a la táctica del "filibustero" un senador habla durante horas (o hasta que aguante) para presionar a sus colegas a aceptar discutir el proyecto de ley.

Tras reunirse con familiares de las víctimas del ataque en el club gay, el presidente Barack Obama urgió a los legisladores a "mostrarse a la altura del momento y hacer lo correcto".

El proyecto de ley plantea prohibir la compra de armas de fuego a aquellas personas que figuran en listas de vigilancia o con prohibición para abordar vuelos.

El "filibustero" fue conducido por el senador Chris Murphy, de Connecticut, donde un tiroteo en una escuela primaria dejó 20 niños muertos en el 2012.

"Ya no aguanto más. Voy a permanecer en esta sala hasta que haya alguna señal, algún signo de que podemos unirnos ", señaló Murphy, al lanzar su procedimiento el miércoles en la mañana.

Murphy, con el apoyo de 40 senadores, incluido el republicano Pat Toomey (Pennsylvania), pasó horas discutiendo medidas para reducir la violencia con armas de fuego.

A las 01:53 de la madrugada de este jueves (05:53 GMT) clamó victoria en Twitter.

"Estoy orgulloso de anunciar que después de más de 14 horas en esta sala tendremos una votación para cerrar la brecha del terror y la verificación universal de antecedentes", dijo.

Los líderes republicanos y demócratas de la Cámara alta se pusieron de acuerdo "sobre una ruta para conseguir los votos para asegurar que aquellos que están en listas de vigilancia terrorista no puedan conseguir armas", así como una enmienda que ampliaría los controles de antecedentes en las ferias de armas y en internet, indicó Murphy.

La táctica del "filibustero" "capturó la atención de la nación", destacó por su lado el senador demócrata Cory Booker (Nueva Jersey).

"¿Cuántos sueños de nuestros hijos deben ser destruidos por la violencia armada antes de que hagamos cosas de sentido común y lleguemos a un acuerdo para comenzar a reducir esas cifras?", se preguntó.

Republicanos rompen filasUna iniciativa del Senado que habría impedido a sospechosos de terrorismo registrados por el FBI comprar armas de fuego y explosivos fracasó en diciembre, cuando todos los senadores republicanos, excepto uno, votaron en contra.

Algunos republicanos ahora lo están reconsiderando, incluido el representante Bob Dold, quien está sumido en una reñida lucha por la reelección en Illinois.

"Los pensamientos y oraciones no son suficientes. Es tiempo de acción", dijo Dold el martes en el plenario de la Cámara de Representantes.

El miércoles, la senadora demócrata Dianne Feinstein (California) presentó una moción que daría al fiscal general de Estados Unidos la facultad de bloquear la venta de armas y explosivos a sospechosos de terrorismo.

Un informe del gobierno estadounidense muestra que los terroristas conocidos o sospechosos de terrorismo han superado los controles de antecedentes para compra de armas más del 90% de las veces desde el 2004.

Los republicanos se han opuesto largamente a legislaciones que negarían las armas a personas en esas listas, argumentando que ellas infringirían las garantías que la Segunda Enmienda de la Constitución concede a los estadounidenses, incluidos aquellos que fueron puestos injustamente en esas listas.

Sin embargo, los estudios muestran que una gran mayoría de estadounidenses apoya esas limitaciones.