Módulos Temas Día

Defensa de víctimas pide a CorteIDH revocar indulto a Fujimori por "ilegal"

Las declaraciones fueron dadas hoy ante la CIDH, que escuchó a la representación del Estado de Perú, posteriormente a los representantes de las víctimas y además la posición de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

CIDH

(Foto: Andina).

La representación de las víctimas de las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos ocurridas en Perú durante la Presidencia de Alberto Fujimori, pidieron hoy a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) que revoque el indulto que el Gobierno le otorgó de forma "arbitraria, irregular e ilegal".

"Hay hechos abiertamente irregulares e ilegales que no justifican un indulto de enfermedad grave ni que las condiciones carcelarias no fueran las adecuadas (...). Se trata de un procedimiento indebido irregular y abiertamente ilegal, un procedimiento oscuro y tras bambalinas", dijo el abogado defensor Carlos Rivera.

Las declaraciones fueron dadas hoy ante la Corte Interamericana, que escuchó a la representación del Estado de Perú, posteriormente a los representantes de las víctimas y además la posición de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Fujimori fue condenado por la Justicia peruana en 2009 a 25 años de cárcel por la autoría mediata (con dominio del hecho) de las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos, en las que murieron 25 personas, y el secuestro de un periodista y un empresario en 1992.

La Corte Interamericana también condenó a Perú por estos casos en el año 2001 por Barrios Altos y en 2006 por la Cantuta, y ordenó al Estado castigar a los responsables.

Por ello, las víctimas consideran que el indulto es un incumplimiento a las sentencias de la Corte Interamericana.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, otorgó el 24 de diciembre pasado un indulto, que justificó en razones humanitarias de salud, a Fujimori, de 79 años.

Kuczynski también le otorgó el derecho de gracia presidencial, por lo que el exgobernante no podrá ser procesado en un juicio abierto por el asesinato de 6 personas en el distrito de Pativilca (norte de la región Lima).

"El indulto fue concedido como una medida arbitraria y desacata la medida del Tribunal (...). El indulto es una de las medidas prohibidas para casos de crímenes de lesa humanidad y su aplicación constituye un beneficio indebido", explicó ante la Corte la directora ejecutiva del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, Viviana Krsticevic.

Según la defensa, el indulto se trata de un acuerdo político bajo un contexto en el cual la bancada de la fracción legislativa fujimorista ha arrinconado al Gobierno porque cuenta con el control del parlamento.

Además, cuestionaron la legitimidad y legalidad del certificado de salud, ya que no cumple completamente las normas de ética y el trámite tiene una serie de vicios.

Una de las víctimas de la masacre de la Cantuta, Carmen Cóndor, hermana del estudiante asesinado Armando Amaro Cóndor, manifestó ante los jueces que el indulto "no es humanitario, significa un insulto a la memoria y la dignidad de nuestros hermanos, padres e hijos. El indulto reafirma la muerte de cada una de las víctimas".

"Venimos aquí no como un acto de odio o de venganza, sino de justicia, una justicia que hemos ganado. Venimos buscando justicia y eso exigimos y esperamos que nuestra lucha no sea pisoteada, que la lucha permanente no se nos arrebate", dijo Cóndor.

Por su parte, el agente del Gobierno de Perú, Jorge Villegas, indicó que "el dolor de las víctimas, que el Estado respeta y que sus ciudadanos compartimos, las lleva bajo una teoría de conjura política cuyo fundamentos han sido debatidos".

"El indulto no es impunidad", destacó Villegas.

Leer comentarios ( )

Ir a portada