, saliente jefa de la Oficina Nacional del Gobierno Interior (), confirmó su renuncia y negó que esta se debiera a un pedido expreso del ministro , quien enfrenta mañana una interpelación en el Congreso por los escándalos de corrupción.

"Esa la he tomado voluntariamente ante la campaña de demolición que hacen contra la Onagi y que puede enturbiar la exitosa gestión del presidente de la República", declaró Escalante en diálogo con RPP.

Ante los cuestionamientos de su gestión, que incluyen el uso proselitista de los gobernadores regionales y desvíos de fondos público para fines políticos y personales, la exfuncionaria descartó una vez más cualquier tipo de irregularidad y señaló que todas las denuncias periodísticas no tienen ningún fundamento.