Caracas/Quito (Reuters).- El presidente venezolano Hugo Chávez estaba siendo operado el martes por cuarta vez tras una recurrencia de un cáncer que podría obligarlo a abandonar el poder luego de 14 años al mando de la potencia petrolera.

El militar retirado de 58 años sorprendió al mundo el fin de semana al admitir que reaparecieron las células malignas y más aun al designar al vicepresidente como su eventual sucesor si la enfermedad le obliga a dar un paso al costado.

"Está pasando los momentos más duros de su vida mi querido amigo y colega, el comandante . Está siendo operado en este instante. Una operación muy delicada", dijo en Quito, tras arribar de Cuba, en donde visitó a su homólogo venezolano.

Sin informaciones oficiales, los venezolanos amanecieron el martes esperando noticias sobre el estado de salud de Chávez, que apareció por última vez en televisión al momento de su partida la madrugada del lunes tras un acto con el alto mando militar en que volvió a clamar por la unidad de sus seguidores.

La Asamblea Nacional le concedió al mandatario un permiso de viaje sin fecha de retorno para someterse a su cuarta intervención quirúrgica desde que se le detectó por primera vez el cáncer a mediados del 2011.

Pero Chávez tendría que regresar al país antes del 10 de enero para asumir su nuevo período de mando, tras ganar por amplio margen las elecciones de octubre.

El Presidente pasó dos veces por el quirófano en Cuba en junio de 2011 y en la segunda intervención se le extrajo un tumor canceroso del tamaño de una pelota de béisbol.

Luego, se sometió a varias sesiones de quimioterapia, principalmente en la isla, en donde le han permitido ser atendido bajo un fuerte hermetismo.

En febrero anunció una recidiva que lo devolvió a la mesa de operaciones. Tras la cirugía, se sometió al menos a cinco sesiones de radioterapia, también en el Centro de Investigaciones Médicas Quirúrgicas (CIMEQ) cubano.