El contralor Nelson Shack.
El contralor Nelson Shack.

El contralor de la República, Nelson Shack, expuso ante la Comisión de Fiscalización su opinión sobre las observaciones que el Ejecutivo ha planteado a la autógrafa de ley que devolvía a dicha entidad la posibilidad de sancionar a los funcionarios públicos que incurren en actos de corrupción e inconducta funcional. Luego de su intervención, el grupo de trabajo aprobó por unanimidad insistir en la autógrafa.

Según dijo Shack, desde que en abril de 2019 el Tribunal Constitucional emitió un fallo que dejaba sin efecto la facultad sancionadora de la Contraloría, se ha incrementado la impunidad, destacó.

En ese sentido, detalló que, desde junio de 2019 hasta diciembre del año pasado, se han identificado 3,065 funcionarios con responsabilidades administrativas. Sin embargo, sostuvo que, hasta junio de 2021, se ha sancionado solo al 15%. “Es más, hay más de 60 casos que ya prescribieron”, agregó.

“¿Qué significa observa la ley en este contexto? Es querer que las cosas sigan como están, y eso a mí me parece inaceptable. No podemos continuar ni un día más permitiendo que haya tantos actos de corrupción”, expresó este viernes.

Asimismo, consideró que el Poder Ejecutivo se equivoca en las tres observaciones que plantea a la autógrafa. Desde su punto de vista, estas observaciones reflejan que el Poder Ejecutivo no está de acuerdo con el modelo de la capacidad sancionadora que tiene la Contraloría.

No obstante, recordó que no es eso lo que está discutiéndose en esta autógrafa, pues la Contraloría tiene constitucionalmente la capacidad de sancionar en la vía administrativa a los funcionarios públicos, desde hace más de una década. Y recordó que esta capacidad ha coexistido con Servir y el régimen disciplinario.

“Una cosa es el régimen disciplinario de sanción, que es parte de la gestión adecuada de un sistema de recursos humanos, y otra cosa es la capacidad de sanción a nivel funcional, de la Contraloría, que lucha contra la corrupción”, recordó.

“Esta es una ley que no está discutiendo la capacidad sancionadora de la Contraloría. Lo único que hace es operacionalizar, darle la herramienta para que las cosas no sigan como están ahora. Para cambiar el estado actual de las cosas y eliminar esta impunidad (...)”, insistió.