La (CIDH) informó que atraviesa una que tendrá graves consecuencias en su capacidad para cumplir con su mandato y funciones básicas, y eso la obligará a despedir a buena parte de su personal.

"La Comisión lamenta profundamente tener que informar que el 31 de julio de 2016 se vencen los contratos del 40% del personal y no se cuenta en estos momentos con los fondos, ni con la expectativa de recibir fondos, para poder renovarlos", señala en un comunicado.

Asimismo, la comisión señaló "con profundo pesar" que se ha visto obligada a suspender la realización de las visitas previstas para este año, así como de los Períodos de Sesiones 159 y 160, programados originalmente para julio y octubre.

"Resulta alarmante para la CIDH el hecho de que esta situación resultará en el desmantelamiento de áreas esenciales en el cumplimiento de su mandato. La CIDH expresa su profunda aflicción ante las víctimas, los peticionarios y las organizaciones de la sociedad civil que tenían planificado participar en audiencias, reuniones de trabajo y otros espacios previstos para las sesiones de octubre", añadió.

Asimismo, la CIDH expresó su extrema preocupación porque la suspensión de las sesiones tiene un impacto directo en la capacidad de la comisión de avanzar en el procesamiento de las denuncias de violaciones a los derechos humanos, ya que es en dichas sesiones cuando los Comisionados y las Comisionadas analizan, debaten y aprueban informes sobre peticiones y casos.

"Resulta igualmente perturbador el estado de indefensión en que quedarán miles de víctimas de violaciones a los derechos humanos. Será inevitable que el retraso procesal que se estaba intentando reducir vuelva a aumentar y llegue a un punto incompatible con el derecho de acceso a la justicia", mencionó.

Asimismo, la CIDH lamentó profundamente estar enfrentada a un escenario inminente de perder a valiosos funcionarios que han trabajado de manera infatigable en favor de los , entregados a la causa de los derechos humanos con responsabilidad y dedicación.

"En los últimos meses y semanas, la CIDH y su Secretaría Ejecutiva han hecho todos los esfuerzos que estuvieron a su alcance para confirmar donaciones que estaban previamente conversadas, pero desafortunadamente no prosperaron", subrayó.

La CIDH adelantó que continuará realizando todos los esfuerzos que estén a su alcance para que este escenario pueda ser revertido en lo inmediato, a fin de evitar la pérdida del 40% de su personal y de poder reprogramar los períodos de sesiones, las visitas y el desarrollo de todas las actividades previstas para el año 2016.

"Con este fin, la Comisión Interamericana hace un llamado a los países miembros, los países observadores y otros posibles donantes a realizar aportes financieros urgentes y de libre disposición para lograr este objetivo", agregó.

A fin de evitar esta "situación catastrófica", la CIDH necesita recibir fondos, o al menos compromisos escritos de donaciones, antes del 15 de junio.