Pekín (Reuters).- China manifestó que las acusaciones estadounidenses de que Pekín facilitó la salida desde Hong Kong de Edward Snowden, el excontratista de seguridad que reveló detalles de programas de vigilancia de Washington, eran "infundadas e inaceptables".

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying, dijo en una conferencia de prensa habitual que todas las partes deben aceptar que el Gobierno de Hong Kong manejó el caso de Snowden de conformidad con la ley.

La Casa Blanca dijo que la decisión de Hong Kong fue "una decisión deliberada del Gobierno de liberar a un fugitivo a pesar de una orden de arresto válida, y una decisión que incuestionablemente tiene un impacto negativo en la relación entre Estados Unidos y China".