El ataque de narcoterroristas en un aeródromo de Kiteni (, Cusco), en el que incendiaron tres helicópteros privados que trabajan en el proyecto Camisea, podría ser el anticipo de un posible atentado al ducto de gas en la zona, advirtió Carlos Augusto Dammert, presidente del directorio de Servicios Aéreos de los Andes.

"Temo que este atentado contra los helicópteros pueda ser el inicio de un programa que conlleve a atentar contra el ducto, para dejar al país con una carencia de energía significativa", señaló Dammert en RPP.

Recordó que en abril último, en el mismo centro poblado de Kiteni, se secuestró a un grupo de trabajadores. Tras ello, el aeródromo quedó bajo cuidado de seguridad privada contratada por la empresa Transportadora de Gas del Perú (), que tiene la concesión del ducto.

Dammert hizo un llamado a las autoridades del Gobierno para que envíen los recursos necesarios, tanto en aeronaves y personal, para supervisar y vigilar el ducto de la mejor manera.