Sao Paulo, (AP).- La aprobación de la presidenta brasileña, , ha sufrido un desplome tras el estallido de las protestas multitudinarias en todo el país, de acuerdo con los resultados de una encuesta a nivel nacional, la primera que se realiza desde el inicio de los disturbios.

Publicada el sábado por el diario Folha de S.Paulo, la encuesta de Datafolha halló que un 30% de los entrevistados consideró que el gobierno de Rousseff es "grandioso/bueno", una evidente caída con respecto al 57% que había respondido igual en sondeos realizados tres semanas antes del inicio de .

La encuestadora indicó que se trata del peor declive que haya sufrido la aprobación de un presidente desde 1990, cuando el entonces presidente Fernando Collor de Mello fue obligado a renunciar al cargo tras un escándalo a causa de corrupción.

En sus inicios a mediados de junio, las marchas primero fueron contra el alza de las tarifas de transporte público, pero rápidamente se generalizaron por el descontento a causa de otros asuntos como la corrupción en el gobierno.

Los manifestantes ampliaron luego sus protestas a por los altos impuestos, los deficientes servicios públicos y los miles de millones de dólares invertidos en la organización de la actual Copa Confederaciones, la Copa Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. El sondeo de Datafolha mostró que el 81% de los encuestados apoyan las protestas.

Observadores políticos dijeron que era de esperarse que la popularidad de Rousseff cayera en ese periodo. Pero se desconoce si los políticos de la oposición podrían sacar ventaja a los problemas de Rousseff, cuando se prepara para una reelección el próximo año.

Crisis de partidos"El movimiento de protesta que comenzó hace dos semanas no es necesariamente un movimiento contra el (gobernante) Partido de los Trabajadores y Dilma personalmente, es una protesta contra la totalidad de la clase gobernante", dijo Pedro Arruda, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Católica de Sao Paulo. "De ser realizado un sondeo, la impopularidad afectaría a todos los políticos. La gente protesta contra todos los partidos".

Para el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, las manifestaciones resaltaron la "crisis institucional" que afecta a los partidos políticos del país.

"¿Qué partido tienen una buena imagen?", preguntó en una entrevista publicada en la edición del sábado del diario Folha de S.Paulo. "Solamente el único que aún no ha nacido. No podemos cruzarnos de brazos y creer que no hay nada más que hacer porque nos hemos convertido en una democracia, por haber sacado a 40 millones de personas de la pobreza y disfrutar de elevadas tasas de empleo".

FICHA TÉCNICADatafolha entrevistó a 4.717 personas entre el 27 y 28 de junio. La encuesta tiene un margen de error de 2 puntos porcentuales.