Roma, (REUTERS).- El Papa Benedicto XVI, líder de 1,200 millones de católicos en el mundo, anunció el lunes que renunciará el 28 de febrero porque ya no posee la fortaleza para seguir adelante con los deberes de su cargo, convirtiéndose en el primer Sumo Pontífice en dimitir desde la Edad Media.

El Papa de 85 años nacido en Alemania, considerado como un héroe por los conservadores católicos y visto con sospecha por liberales, dijo que había notado que su fuerza se había deteriorado en los últimos meses.

Su papado se vio opacado por una serie de escándalos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes que mancharon a la Iglesia Católica, por un discurso en el que irritó a la comunidad musulmana y por la crisis surgida tras la filtración de documentos clasificados del Vaticano por la que se responsabilizó al mayordomo del pontífice.

En un comunicado, el Papa dijo que "de cara a gobernar la barca de San Pedro y difundir el Evangelio, son necesarias tanto la fortaleza de mente como la del cuerpo, fuerza que en los últimos meses se ha deteriorado hasta tal punto en mi que he tenido que reconocer mi incapacidad para cumplir adecuadamente el ministerio que se me confió".

RenovaciónEl nuevo Papa probablemente será elegido para fines de marzo, dijo hoy un portavoz del Vaticano, después del anuncio de Benedicto XVI que dejó a sus asesores "incrédulos".

Tras su dimisión, el entonces ex Papa se trasladará a una residencia de verano cerca de Roma. Luego, vivirá en un ex monasterio dentro del territorio del Vaticano, dijo Lombardi.