Módulos Temas Día

Bandos rivales del socialismo español medirán fuerzas en reunión determinante

Los cerca de 300 miembros del comité federal y el parlamento del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), se reunirán este sábado en la sede nacional en Madrid que medirá fuerzas entre los defensores y antagonistas de Pedro Sánchez.

Foto: AFP

(AFP).- Los socialistas españoles, en plena crisis interna, se preparaban para una reunión clave el sábado que determinará tanto el futuro de su cuestionado líder Pedro Sánchez como si levantan el veto a un nuevo gobierno del conservador Mariano Rajoy.

En medio de una expectativa máxima, los cerca de 300 miembros del comité federal, el "parlamento" del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), están convocados este sábado a una reunión en la sede nacional en Madrid que medirá fuerzas entre los defensores y antagonistas de Sánchez.

En una primera comparecencia pública desde que el miércoles la mayoría de la cúpula directiva del partido renunciara para forzar su salida, Sánchez aseveró que la reunión del sábado determinará el "rumbo" del PSOE.

"Siempre he defendido la hoja de ruta de votar 'No'" a un nuevo gobierno dirigido por el jefe de gobierno saliente Mariano Rajoy, pero "el comité federal puede cambiar esa hoja de ruta y pasar a la abstención para que gobierne" el líder conservador, advirtió Sánchez.

Si ganan sus detractores e imponen la tesis de que los 85 diputados del PSOE, segunda fuerza política, se abstengan en el Parlamento para permitir la investidura de Rajoy, sería "un error para millones de votantes progresistas", afirmó.

Sánchez, un profesor de economía de 44 años que en julio del 2014 se convirtió en el primer jefe del centenario partido elegido por las bases en primarias, sugirió que renunciaría al cargo si el comité federal le es adverso.

"Si el partido mañana decidiera cambiar su posición y pasar a la abstención, obviamente no podría administrar una posición que no comparto", señaló.

"España no se merece cuatro años más de Mariano Rajoy al frente del gobierno de España, cuatro años más de un jefe de gobierno que ha mentido sistemáticamente a la sociedad española", dijo Sánchez, al cargar contra sus "políticas retrógradas que han provocado desigualdad" y los casos de corrupción que han manchado su Partido Popular.

Desde que estalló la revuelta socialista el miércoles, Rajoy ha guardado un mutismo absoluto, a la espera de salir beneficiado de la crisis del PSOE para seguir en el poder, después de fracasar dos veces en su investidura como presidente del gobierno el 31 de agosto y el 2 de setiembre.

OposiciónEn el poder desde el 2011, Rajoy ganó las legislativas de junio pasado, pero con 137 diputados de los 350 del Parlamento su Partido Popular quedó lejos de una mayoría necesaria para gobernar, por lo que le es necesaria al menos la abstención del PSOE para mantenerse en el poder.

En caso de persistir el bloqueo hasta el 31 de octubre, se disolverá el Parlamento y se convocarán nuevas elecciones legislativas en diciembre, las terceras en apenas un año, algo insólito en España y Europa.

La voluntad de Pedro Sánchez de intentar un gobierno alternativo con dos apoyos incómodos, el de Podemos, que aspira a desbancar al PSOE como primera fuerza de izquierdas, y el de los nacionalistas catalanes, fue el detonante de la rebelión en las filas socialistas.

Los críticos de Sánchez, entre ellos su principal rival, la influyente presidenta socialista de Andalucía, Susana Díaz, le echan en cara también que el partido bajo su mandato haya cosechado los peores resultados de su historia.

Proponen que el PSOE pase a la oposición para reagrupar fuerzas.

En respuesta al "golpe" de sus detractores, Sánchez ha pedido en cambio que se celebren unas primarias el 23 de octubre, donde espera que la militancia renueve su liderazgo, y luego un congreso extraordinario en noviembre que refrende este eventual voto.

"Pido serenidad y altura de miras para este comité federal", dijo Sánchez, ante la expectación generada por la reunión del sábado, que llevó a militantes de otras partes del país a anunciar que irían a Madrid para apoyar al líder socialista.

El propio partido pidió en un comunicado "evitar cualquier tipo de concentración" ante su sede, para que reine "la serenidad" durante el comité.

Algunos militantes acusaron recibo del llamado, como en Terrasa, cerca de Barcelona, donde la oficina del partido anunció que desistía de fletar un autobús para transportar a la capital a medio centenar de personas.

Leer comentarios ( )

Ir a portada