La primer ministro, Ana Jara, expresó a nombre del Gobierno su "enérgico rechazo" a la denuncia de que se están implementando prácticas a la oposición.

"A diferencia del pasado, el Perú vive en plena democracia con la separación de poderes, así que no hay una política de Estado que avale estos ilícitos", refirió en conferencia de prensa.

Además, sostuvo que las tareas de la Dirección Nacional de Inteligencia "no contempla prácticas antidemocráticas".

Es más, dijo Jara, que si se requiere, están llanos a cualquier investigación para esclarecer cualquier duda.

"Las labores de inteligencia están sujetos a la respectiva comisión del Congreso, además las cuentas son auditadas por la Contraloría", mencionó.