¿Cómo ve que el Ejecutivo pida otra vez facultades para legislar?Parece que el presidente Ollanta Humala y su esposa, Nadine Heredia, estuvieran ejecutando un juego propio, que es poco saludable para la democracia.

¿Por qué lo dice? Pues noto una presión, más aún cuando el Gobierno ya entró a su último año.

¿Qué estarían buscando?No se entiende bien. Pero todo esto genera una sensación de que pretenderían doblegar al Congreso de la República.

Pero el Gobierno ya no tiene mayoría en el Congreso para tratar de imponer algo.Sí, pero no son conscientes de ello. Si realmente quieren obtener facultades, no es la manera de hacerlo. Tienen que apostar por el diálogo con la oposición. Ir en busca de los líderes políticos para que primen las formas.

¿Pero este juego no terminaría por dañarlos?Claro que sí.

Entonces, ¿a dónde van?Una interpretación benevolente es que les falta experiencia política y que hay mucha vehemencia, pero otra interpretación, más escéptica, es que están muy nerviosos por los procesos en los que están involucrados, como son los casos Martín Belaunde y López Meneses.

¿Y entonces?Temen ser 'salpicados', y en ese caso, ellos están tratando de cambiar la agenda y, eventualmente, generar una ruptura democrática. Si eso es lo que están pensando, van por un camino ilegal.

En conclusión, ¿cómo ve a este Gobierno?Con limitaciones, pues no se ha notado liderazgo ni una visión estratégica.