El expresidente de la República, Alejandro Toledo defendió el proceso de que se inició en su gobierno y acusó a algunos sectores de buscar la vuelta al centralismo.

En medio de una coyuntura en que hay presidentes regionales presos por y acusados de asesinatos como los de Cerro de Pasco y Ancash, Toledo reconoció que el proceso de descemtralización tiene deficiencias pero no es motivo para ponerle fin.

"Rechazo contundentemente. Hay gente que confunde la enfermedad con la medicina", dijo durante un encuentro con otros exmandatarios organizado por Esan.

Según Toledo hay gente que busca que se termine la descentralización y que se vuelva a concentrar las decisiones en el "pulpo" que es Lima.

En ese sentido, afirmó que es necesario que el Perú construya una burocracia moderna donde se incluya las decisiones de los gobiernos regionales.