Módulos Temas Día

Lo que necesitamos poner en agenda

Diariamente se generan 63 toneladas de residuos hospitalarios y solo el 15% es sometido a un tratamiento térmico.

Residuos sólidos

Residuos sólidos

(Foto: GEC).

(Foto: GEC)

Por: Jean Pierre Azañedo – Presidente Séché Group Perú*

Tenemos una ley de residuos sólidos, pero su reglamento es ambiguo. En pleno 2019, poco o nada se habla sobre el tratamiento de residuos peligrosos hospitalarios y el tema no parece ser una prioridad en la agenda estatal y privada, por lo que se hace todavía más difícil pensar en la rigurosidad con la que deberían ser desechados para evitar focos infecciosos que pongan en riesgo la salud y la vida de los ciudadanos.

En Perú, de acuerdo a data consultada del Ministerio de Salud y a la experiencia que maneja Séché Group Perú, diariamente se generan 63 toneladas de residuos hospitalarios y solo el 15% es sometido a un tratamiento térmico, que asegura su completa eliminación.

Estos datos son alarmantes no solo por la contaminación ambiental que generamos, sino por los compromisos internacionales que tiene nuestro país y que, además, no son coherentes con los esfuerzos que hace el Perú por ser miembro del Organismo para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

En el 2017, la OCDE realizó una evaluación de desempeño ambiental a Perú, en la que recomendaba asegurar la adecuada inversión en infraestructura para el tratamiento de residuos peligrosos y su correcta eliminación.

Tras esto, el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN) y el Ministerio del Ambiente establecieron un plan en el que se pretendía que para el 2017 se trataran el 70% de los residuos sólidos no reutilizables, donde se incluyen los hospitalarios, y para el 2021, el 100%. Eso no está sucediendo. Actualmente, se estarían tratando sólo 10 toneladas diarias, cuando deberían ser 44.

Aunque el 23 de diciembre del 2016 se aprobó la Ley de Gestión de Residuos Sólidos – D.L. 1278, en la que se detallaba en el artículo 55 que los generadores de residuos no municipales debían asegurar el tratamiento y la adecuada disposición de los residuos que generasen, un año después, el 20 de diciembre del 2017, se aprobó el reglamento en el que se estipula que el generador de residuos no municipal no se encuentra en la obligación de detallar en el plan de minimización y manejo de residuos sólidos, el tratamiento que deben recibir sus residuos.

Peor aún, dejan a libre albedrío la decisión de tratar y/o disponer al generador. Sin embargo, el operador del relleno de seguridad sí está en la obligación de tratar los residuos, no sin antes confinarlos en una celda de seguridad. Es decir, abrimos la puerta a la posibilidad que estos desechos no sean tratados o sean enviados a alguno de los 1585 botaderos que existen alrededor del país y no a los cinco rellenos de seguridad autorizados por Lima Metropolitana.

Este reglamento entrará en vigor el 11 de marzo y nos colocará en una posición de desventaja frente a otros países latinoamericanos como, por ejemplo, México, donde se producen 300 toneladas diarias, pero se trata el 83% gracias a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los residuos de México.

Sin embargo, todavía tenemos tiempo como país para modificar el reglamento y tratar correctamente los residuos por la propia salud de su población. Debe quedar explícita la obligación y necesidad de realizar un tratamiento previo a disposición final para eliminar la peligrosidad del residuo y evitar, a toda costa, la generación de algún foco infeccioso. Como sociedad no debemos permitir la ambigüedad en la aplicación de una ley tan importante. Avancemos.

*Séché Group Perú es una empresa peruano-francesa especializada en el tratamiento y disposición de residuos peligrosos. Trata más de 80,000 toneladas de residuos al año como petroquímicos, biomédicos, combustibles, lubricantes, residuos contaminados con PCB, entre otros y es una importante promotora de la economía circular.

Leer comentarios ( )