Módulos Temas Día

La educación superior del siglo XXI necesita reinventarse

Lea aquí el artículo de opinión de Michael E. Hansen, director Ejecutivo de Cengage Learning. 

educación

educación

educación

Nuestro mundo está solo al comienzo de un ciclo de disrupción masiva a largo plazo. La globalización es un factor determinante, pero las nuevas tecnologías están diseñadas para generar aún más cambios. No es una exageración comparar el cambio que se avecina con la llegada de la electricidad. Pronto veremos desaparecer categorías de trabajo completas; millones de personas ya se sienten abandonadas y privadas de sus derechos.

La educación es la herramienta clave para enfrentar los desafíos futuros. Las economías del futuro estarán basadas en el conocimiento. Es por eso que debemos utilizar la educación para ayudar a las personas a aprovechar esta ola de cambios y brindarles las habilidades que necesitan para los nuevos empleos del siglo XXI.

Sin embargo, nuestro mundo tiene un problema: la mayoría de los sistemas educativos se desarrollaron para las necesidades del siglo XX. La educación superior, por ejemplo, no está diseñada para proporcionar las habilidades necesarias para la disrupción que se avecina; y, lo que es peor, el costo de la matrícula y los materiales del curso se han convertido en una importante barrera de acceso.

Si desea una prueba de que el sistema no funciona, pregunte si aquellos que se gradúan realmente tienen las habilidades que nuestras economías necesitan. O si las habilidades con las que se gradúan les permiten enfrentar con confianza la pesada deuda asociada con la obtención de un título.

Habilidades

Habilidades deseables de los candidatos a los empleos y cómo cambian con el tiempo. (Imagen: WEF)

Habilidades deseables de los candidatos a los empleos y cómo cambian con el tiempo. (Imagen: WEF)

(Foto: WEF)

Entonces, ¿cuál es la causa de esta falla sistémica y cómo podemos solucionarla? Comencemos con el status quo. Los estudiantes pueden tratar de alterar el sistema porque saben que no les es útil, pero no están en posición de impulsar el cambio.

Las grandes reformas educativas tampoco son la respuesta. Son demasiado lentas, verticales y engorrosas. En cambio, la innovación debe venir desde la base.

Entonces, ¿cuál es la respuesta? Podría llamarse el enfoque "software". Al igual que en una start-up tecnológica, los educadores deben poder innovar, fracasar rápido y verse recompensados ​​por ideas que marquen la diferencia. Cada aula, cada clase, cada facultad y cada universidad necesitan encontrar soluciones que se adapten a sus problemas y, lo más importante, satisfacer las necesidades de sus estudiantes.

Y aquí está la mayor pieza de "software" en este nuevo enfoque de la educación: el conocimiento puro. Actualmente, gran parte del conocimiento está atrapado en libros de texto, pero la tecnología digital puede ponerlos al alcance de los estudiantes: con nuevas plataformas de aprendizaje y nuevas formas de adquirir conocimientos. Si derribamos las viejas barreras que impiden que los estudiantes accedan al conocimiento, podremos lograr una ganancia cuádruple: para profesores, estudiantes, autores y editores.

Este cambio ya comenzó en la industria de las publicaciones educativas. En cualquier lugar que opere, el curso de acción será el mismo: o logra cambiar por sí misma o el cambio vendrá desde afuera.

Todos sabemos lo que sucedió con la música y las industrias de los medios de comunicación. Si no alteramos nuestros propios modelos de negocio, rápidamente seguiremos el mismo camino. El resultado dejaría a todos los creadores de contenido en una situación peor, y a la educación superior a la deriva en medio de una vorágine de "conocimiento" e información dudosa o totalmente falsa. Como sociedades, no debemos permitir que esto suceda.

En otras palabras, la educación superior necesita su momento Netflix. Debido al poder del contenido establecido desde hace mucho tiempo, como los libros de texto, y el costo y la dificultad de establecer una escala de distribución en un mercado fragmentado, no creo que los agentes del cambio a corto plazo sean externos. Tampoco habrá un momento Big Bang, porque ningún sistema educativo puede permitírselo.

En cambio, debemos desarrollar nuevos modelos comerciales que funcionen mejor para los docentes y los estudiantes, proporcionándoles tanto las herramientas digitales que desean como la flexibilidad financiera que necesitan. No se trata de desechar conocimientos y libros de texto existentes. Más bien, se trata de tomar el material didáctico ya probado, que es familiar tanto para los profesores como los estudiantes, y actualizarlo.

Los materiales didácticos del siglo XXI deben apoyar modelos interactivos de enseñanza y aprendizaje. Necesitan alentar una colaboración mucho más estrecha entre profesores y estudiantes. Y lo que es más importante, necesitan disminuir drásticamente la carga financiera de los estudiantes.

El cambio, sin embargo, repercutirá en todo el sistema de educación superior. Los autores de libros de texto pueden esperar sistemas que verdaderamente valoren y recompensen el éxito. Los profesores tendrán más libertad para elegir sus materiales y enseñar de manera más efectiva. Las universidades sabrán que la era de los materiales obsoletos, un problema común debido a la velocidad de la disrupción tecnológica, ha terminado.

Para los editores, significa que realmente necesitamos revolucionar nuestro propio negocio. No habrá un solo modelo de publicación que defina el futuro de la educación. Es posible que todas las asignaturas, el idioma y el país deban pasar por su propio proceso "fallido" de innovación educativa.

Si queremos que los estudiantes de hoy estén preparados en el futuro para la cuarta revolución industrial, comencemos por disrumpir el sistema de educación superior.

Por Michael E. Hansen
Director Ejecutivo de Cengage Learning
Fuente: Foro Económico Mundial

Leer comentarios ( )

Ir a portada