Módulos Temas Día

Editorial: Volver a empezar

Editorial de Gestión. "La afinación del Gobierno tendrá que incluir las necesarias reformas estructurales". 

BCR

BCR (Foto: Andina)

BCR (Foto: Andina)

Foto: Andina

PRODUCCIÓN. El BCR ajustó de 2.8% a 2.7% su estimación final de crecimiento del PBI para el 2017, debido principalmente a la poca disponibilidad de anchoveta en la temporada de pesca iniciada a fines de noviembre. Nuevamente, un factor exógeno interfiere en el desempeño de la economía peruana, aunque su impacto no será tan devastador como el ocasionado por El Niño costero, ni remecerá la frágil institucionalidad del país como el caso Lava Jato.

Pero la desaceleración del primer semestre, que golpeó a los sectores no primarios, no fue consecuencia exclusiva de El Niño y Lava Jato, pues el ajustón del gasto público del último trimestre del año pasado también contribuyó con el prolongado enfriamiento –el déficit fiscal del 2016, que se proyectaba en 3% del PBI, terminó en 2.6% del PBI–.

El Gobierno todavía no hace una explicación convincente de por qué redujo el gasto, cuando la situación de la economía exigía una política fiscal contracíclica enfocada en la inversión pública. Creemos que este fue uno de los errores más gruesos del Gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski, y aunque la tendencia comenzó a revertirse en junio, se perdió demasiado tiempo, lo cual afectó significativamente la creación de empleo formal y adecuado. Aunque el MEF ofreció aumentar la inversión pública en 7.5% –en un inicio, fue más fantasioso (15%)–, este indicador cerrará el año en 6%.

La recuperación que se observa desde el tercer trimestre no ha sido generalizada. La construcción ya está enrumbada, pero no así la manufactura no primaria ni el comercio, sectores que están ligados al consumo de las familias, cuya recuperación será lenta. La inversión privada dejó tres años consecutivos de contracciones y se expandirá un modesto 0.6%, pero el BCR proyecta tasas más elevadas para los próximos dos años y que serán clave para que el PBI crezca 4.2% en el 2018 y también en el 2019.

Tras salvarse de la vacancia, el presidente Kuczynski se dirigió al país para anunciar que hará cambios en la forma de conducir su Gobierno. Esa afinación tendrá que incluir las necesarias reformas estructurales, así como la habilidad política para promoverlas, tanto en el Congreso como en la opinión pública, algo que hasta ahora ha sido incapaz de hacer.

También hay imperativos inmediatos. Los más urgentes son mejorar sustancialmente la reconstrucción y la eficiencia en la recaudación tributaria. A fin de que las nuevas promesas de PPK no terminen como las anteriores, es necesario aplicar una estrategia que incluya un pacto político con las fuerzas que estén dispuestas a fortalecer los fundamentos de la economía nacional.

Leer comentarios ( )