Módulos Temas Día

opinión

Editorial: El despertar de la industria

Editorial de Gestión. "Otro factor de riesgo, quizás más relevante, será el enfriamiento que se espera de la economía global”.

Centro financiero

Las noticias económicas más destacadas del año no pasaron desapercibidas por los peruanos. Resaltó el mayor crecimiento del PBI, la subida del dólar, los cambios en el MEF, 
el alza del ISC, entre otros temas. (Foto: GEC)

 (Foto: GEC)

PERSPECTIVAS. El 2018 fue un año aceptable para la economía peruana: el PBI creció 3.99% y superó así lo registrado en el 2017 (2.46%), a solo una centésima del estimado oficial. Pero como el BCR y el MEF tienden a redondear sus cifras, podrán jactarse de que sus cálculos estuvieron acertados. Quizás los analistas extranjeros dirán que fue muy bueno, en comparación con otros países latinoamericanos. Sin embargo, queda la sensación de que se pudo haber hecho más.

Lo más destacable fue la reactivación de la industria, pues tras cuatro años de caídas, en el 2018 creció 6.17%, gracias al efecto estadístico, pero también al aumento de la demanda interna (sobre todo de la construcción) y externa (destacando textiles y confecciones). Aunque no logró superar su nivel máximo de producción, que alcanzó en el 2013, sí pudo revertir los reveses del periodo 2014-17. Es más, fue el sector con mayor contribución al PBI total, con 0.75 puntos porcentuales de la expansión anual.

Sus dos subsectores cerraron el año en azul. El primario se vio favorecido por una campaña de pesca de anchoveta sin sobresaltos, lo que elevó la producción de harina de pescado. El no primario volvió a crecer luego de cuatro años de contracciones. El BCR proyecta que este subsector continuará recuperándose este año, mientras que el primario no registrará variación, debido a que Southern paralizará su planta en el primer trimestre, aparte de que la captura de anchoveta será ligeramente inferior a la del 2018.

Otro sector con nota sobresaliente fue agricultura, pues disfrutó de condiciones climáticas normales, a diferencia del 2017, cuando sufrió los embates de El Niño costero. También hubo fuerte expansión de pesca, finanzas y seguros, telecomunicaciones y construcción. Los únicos sectores que desentonaron fueron comercio, que continúa enfriado, y minería, que se contrajo. Según el BCR, ambos tendrán un 2019 mucho mejor.

Si bien la inversión pública jugó un rol clave en el PBI el año pasado y se recuperó luego de las caídas registradas los dos años previos, su crecimiento (9.59%) terminó siendo menor a los anuncios del Gobierno y a las proyecciones iniciales. Para este año, con nuevas autoridades regionales y locales, se calculan tasas de variación más pequeñas, de modo que su influencia sobre el PBI no será tan determinante.

Otro factor de riesgo, quizás más relevante, será el enfriamiento que se espera de la economía global, en especial en tres de los cuatro grandes compradores de productos peruanos: Estados Unidos, China y Europa. Es ante panoramas como este que las reformas estructurales pendientes se hacen más necesarias.

Tags Relacionados:

editorial de Gestión

PBI

Leer comentarios ( )