Editorial de Gestión. Se requiere un claro pronunciamiento tanto de Guido Bellido como del presidente Pedro Castillo.
Editorial de Gestión. Se requiere un claro pronunciamiento tanto de Guido Bellido como del presidente Pedro Castillo.

MINCETUR. El Gobierno aún no cumple un mes y ya ha demostrado una gran facilidad para dispararse a los pies y generar zozobra entre la población y los inversionistas. No bastó con conformar un Gabinete por demás cuestionado y que ya tuvo su primera baja, sino que algunos ministros parecen olvidar que sus ideas e iniciativas deben ser conversadas al interior del Gabinete antes de compartirlas.

Eso parece haber sucedido con las declaraciones del ministro Ciro Gálvez, en el sentido de que el sector turismo debería ser incorporado al Ministerio de las Culturas, las cuales han sido calificadas por el titular del Mincetur como una opinión personal, señalando que él trabajará para fortalecer su cartera.

Si bien esta declaración del ministro Roberto Sánchez debería calmar las aguas, eso no ha sucedido, ya que la información que acompañó las declaraciones de Gálvez refiere que desde el partido de gobierno –y con el visto bueno del Ejecutivo– se está preparando un proyecto para desmembrar el Mincetur y pasar turismo al Ministerio de las Culturas, las oficinas comerciales a la Cancillería y Comercio Exterior al Ministerio de la Producción. Parece que además del apetito de Ciro Gálvez están detrás exdiplomáticos de Torre Tagle, pues algunos de ellos nunca aceptaron que las oficinas de promoción comercial pasaran al Mincetur.

Cada Gobierno debe buscar la eficiencia en sus labores, pero, una vez más, es importante que se trabaje en función de lo que es mejor para el país y no solo por consignas dogmáticas. El Mincetur es uno de los ministerios que desde su creación ha realizado una tarea que ha permitido llevar adelante varios tratados de libre comercio y de esa forma ampliar los mercados para la producción nacional, beneficiando a empresas de todo tamaño.

Lo que funciona puede perfeccionarse, pero no eliminarse, el Perú no necesita refundarse. Sin duda, es necesario profundizar en los beneficios que otorgan los TLC ya firmados para aprovecharlos al máximo y seguir buscando nuevos mercados, así como trabajar con mayor ahínco en las oficinas comerciales y buscar ideas creativas para recuperar al sector turismo, pero no es el momento de desperdiciar toda la experiencia que ya tiene el equipo técnico que trabaja en el Mincetur. No en vano la posibilidad de estos cambios generó el rechazo inmediato de todos los exministros del sector y otros especialistas.

El tema es de tal importancia que requiere un claro pronunciamiento tanto de Guido Bellido como del presidente Pedro Castillo. Desmembrar el Mincetur sería un claro golpe a la economía local, pues es imposible crecer al nivel que el país necesita para generar los empleos y la mejora si no se logra mirar otros mercados más allá del interno.

TAGS RELACIONADOS