Editorial de Gestión. El alza de la cotización se produce cuando muchas economías de la región vienen registrando mayores presiones de inflación. (Foto:AFP)
Editorial de Gestión. El alza de la cotización se produce cuando muchas economías de la región vienen registrando mayores presiones de inflación. (Foto:AFP)

PERSPECTIVAS. El precio del petróleo se viene acercando a su mayor nivel en tres años, ya supera los US$ 70 por barril en Estados Unidos. El barril de crudo WTI tuvo un alza marginal en la sesión de ayer, con lo que llegó a los US$ 73.6 en Nueva York, pero en el año registra un incremento de 51% ante las expectativas de una ampliación de los desconfinamientos en el mundo.

La pandemia obligó al cierre de las economías, reduciendo drásticamente la demanda del crudo, pero el actual avance de la campaña de vacunación viene aumentando las expectativas sobre un fuerte rebote del consumo global.

Esas expectativas, incluso, han llevado a algunas entidades como el BofA a estimar que la cotización del petróleo puede llegar hasta los US$ 100 por barril este año, vaticinándose además un déficit de producción en los próximos trimestres. Y en esas perspectivas, la evolución del dólar será un factor importante, en momentos en que los inversores evalúan la llegada de la primera alza de la tasa de interés en Estados Unidos, medida que alienta la demanda de la divisa, aumentando su cotización y reduciendo el atractivo de los commodities.

Aunque el repunte del crudo puede favorecer a los productores, el alza de la cotización se produce cuando muchas economías de la región vienen registrando mayores presiones de inflación. Cotizaciones más elevadas del crudo pueden incrementar esas presiones en los precios, lo que a su vez puede llevar a las autoridades monetarias a responder con subidas de su tasa de interés, pese a que muchas economías aún no logran recuperarse de los efectos de la pandemia. En ese camino ya estarían inmersos Brasil, México y Chile.

En tanto, en el Perú, el repunte del precio ha permitido mayores regalías del sector en los primeros cinco meses del año, aunque este aún no ha podido alcanzar sus niveles de producción previos a la pandemia, que por cierto ya eran bajos. Pero dicha recuperación puede verse afectada por un mayor control estatal o mayores impuestos, que podrían establecerse en el próximo quinquenio. Mientras que la inflación aún se mantiene dentro del rango objetivo del Banco Central.

Ante el repunte del crudo, la OPEP+, que incluye a los principales productores de crudo, estaría barajando la opción de suavizar su recorte de oferta del producto, medida que tomó ante la caída de la demanda por la pandemia. El grupo, que se reúne el próximo mes, puede dar mayores luces sobre el rumbo que pueda tomar el petróleo. Se esperaría que no pierda de vista el impacto que el fuerte repunte del crudo puede tener en la incipiente recuperación de la economía mundial.

TAGS RELACIONADOS