Módulos Temas Día

opinión

Editorial: Solo construcción

Editorial de Gestión. "La incertidumbre política en la que está sumido el país está pasándole factura a la economía".

BCR

BCR

BCR

USI

CRECIMIENTO. El PBI nacional creció 2.81% en enero, por encima del consenso del mercado y de la expansión de noviembre y diciembre. La economía peruana superó una valla elevada, pues la tasa de enero del 2017 fue 5.12% –nivel que no se ha vuelto a repetir desde entonces–, aunque solo dos sectores tuvieron un desempeño destacable. El primero fue construcción (7.84%), que como viene ocurriendo desde la segunda mitad del año pasado, impulsó el resultado mensual, mientras que pesca (12.42%) dejó atrás seis meses seguidos de caídas gracias a la reanudación de la extracción de anchoveta.

El traspié le correspondió a la minería metálica, que se contrajo 1.99% debido a la menor producción de oro, plata, cobre, zinc, plomo y estaño; en tanto que electricidad y agua cayó por segundo mes consecutivo. Este sector ha sido uno de los más golpeados por la desaceleración del consumo, lo mismo que manufactura, cuyas ramas vinculadas a la construcción todavía no muestran señales de recuperación generalizada. Por ejemplo, la fabricación de productos metálicos para uso estructural retrocedió 22.34%, mientras que la de ladrillos lo hizo en 6.69%. El procesamiento de madera sí aumentó, aunque arrastra un deterioro anualizado de 8.08%.

En suma, salvo construcción y en menor medida finanzas (4.85%), los sectores no primarios no mostraron cambios en enero y continuaron desacelerados o en recesión. Esto ocurre a pesar de la favorable situación internacional –reflejada en el crecimiento de las exportaciones–, pues la incertidumbre política en la que está sumido el país está pasándole factura a la economía. Ayer lo advirtió el presidente del BCR, Julio Velarde, quien agregó que los mercados temen que tanto el Ejecutivo como el Congreso decreten medidas que generen un gasto fiscal excesivo.

La inquietud del sector privado por las consecuencias del comportamiento de esos poderes del Estado sería la principal explicación del empeoramiento de su confianza. La encuesta mensual que el BCR realiza a las principales empresas del país mostraba en febrero una mengua de todos los indicadores de expectativas a 3 y 12 meses. No hay que olvidar que tras repuntar 5.3% en el tercer trimestre del año pasado, la inversión privada se desaceleró a 3.2% en el trimestre siguiente. Tal sinsabor no es exclusivo de las empresas, pues la encuesta Pulso Perú de marzo revela que los peruanos de a pie tampoco ven con optimismo su situación económica futura. Los únicos que no parecen alarmados son los congresistas.

Leer comentarios ( )

Ir a portada