Módulos Temas Día

Editorial: Tareas por hacer

Editorial de Gestión. El mayor reto de Giuffra será evitar “chincherizar” su agenda y tener el suficiente olfato político.

notitle

MTC. El ministro Bruno Giuffra ha asumido la cartera de Transportes y Comunicaciones en una coyuntura por demás complicada. Si bien ampliar el plazo de suspensión de las obligaciones del contrato de concesión del aeropuerto de Chinchero le da aire al nuevo ministro, no cabe duda que este tema será el número uno en su agenda en las próximas semanas y una prueba de fuego pues además de las razones técnicas y el interés público, también deberá valorar los costos económicos y sobre todo los costos políticos.

Pero siendo importante, el aeropuerto de Chinchero no es lo único que debe marcar el trabajo de Giuffra. El proceso de reconstrucción, aun cuando exista una autoridad especial, también necesita del accionar del MTC. Si bien ya se han elaborado 65 expedientes técnicos para reconstruir puentes, se debe tener cuidado en la ejecución pues se harán en base a normas más flexibles.

Lograr avances en la Línea 2 del Metro también debe estar dentro de las preocupaciones del titular del MTC, sobre todo cuando el ministro de Economía ha anunciado que si este proyecto sufre retrasos se reorientarán los fondos públicos a otro en operaciones.

Asimismo, la firma de la séptima adenda en el aeropuerto Jorge Chávez requiere negociar con pies de plomo por el impacto que pueda tener en los usuarios. A esta negociación se sumarán las obras para los Juegos Panamericanos, que el Gobierno pasó del Ministerio de Educación al MTC.

Aunque los temas anteriores son importantes, no debe dejar de atender una de las mayores preocupaciones del día a día de los ciudadanos: el caos del transporte. Urge una autoridad única que logre el sueño de contar con un sistema integrado y no con soluciones individuales dependiendo del alcalde o gobernador regional a cargo. El MTC tiene pendiente la presentación de un proyecto.

Otro tanto sucede con el tema de comunicaciones, a pesar de existir Osiptel, la población se siente abandonada en la prestación de servicios y aún parece muy lejano el sueño de contar con un país integrado.

En suma, el mayor reto de Giuffra será evitar "chincherizar" su agenda y tener el suficiente olfato político sobre la percepción que tiene la ciudadanía respecto a las iniciativas del ministerio. Algunas veces es mejor evitar los costos políticos que los económicos.

Leer comentarios ( )