Módulos Temas Día

opinión

Editorial: Primero, ordenar la casa

Editorial de Gestión. "Los políticos deben evitar la tentación de incorporar a trabajadores que no paguen el costo real del servicio”.

Instalaciones de EsSalud

La comisión elaborará un informe que identificará los problemas y elementos que afectan los principales servicios que brinda EsSalud. (Foto: Difusión)

 (Foto: Difusión)

(Foto: Difusión)

ESSALUD. Durante el año 2015, la OIT realizó un nuevo estudio financiero actuarial de Essalud y una de las varias conclusiones a las que llegó fue la necesidad de aumentar la tasa de aporte de 9% a 9.6%. Hace unos días desde el Ministerio de Trabajo (MTPE) se anunció que están elaborando un informe sobre la viabilidad del incremento de los aportes, pero el ministro de Economía ya adelantó que esta medida debe ser el último recurso, por lo que es poco probable que el aumento de aportes tenga luz verde.

No es la primera vez que se busca incrementar este porcentaje —que se mantiene intacto desde que en 1999 se creó Essalud sobre la base del Instituto Peruano de Seguridad Social y se estableció que el aporte lo realizarán íntegramente las empresas—, pero lo cierto es que hay pasos previos indispensables porque, de lo contrario, el incremento solo sería poner monedas en saco roto.

Una medida, también recomendada por la OIT, es equiparar las aportaciones, lo cual implica acabar con los regímenes especiales como el caso de la agroexportación, que aporta solo el 4% de su remuneración, o los casos de los trabajadores CAS, los del magisterio o los del Minsa que tienen tope de remuneración para aportar y en la práctica el porcentaje de aporte del Estado por estas personas puede reducirse hasta el 2%.

Asimismo, los políticos deben evitar la tentación de incorporar a Essalud a trabajadores que no paguen el costo real del servicio. Si se estandarizara la tasa de cotización en un 9% sobre el ingreso total, tal y como se determina para el pago del impuesto a la renta, los ingresos por cotizaciones podrían crecer hasta en un 30%, concluye el informe.

Además, es necesario que la institución mejore su gestión interna (procesos de afiliación, acreditación, recaudación, compras de medicamentos e, incluso, cantidad de trabajadores administrativos) y coordine con el Ministerio de Trabajo y la Sunat para detectar los casos de fraude, suplantación o subdeclaración.

La OIT también pide a la entidad ideas creativas para atraer a los trabajadores no asalariados que sí cuentan con capacidad de pago. Sin embargo, para dar este gran paso Essalud debería brindar un servicio eficiente, lo cual hasta ahora no ocurre.

El diagnóstico es claro, pero poner la casa en orden requiere que el Congreso y el Ejecutivo dejen de tratar a Essalud como su propiedad y con fines políticos. La propuesta del MTPE de reducir la discrecionalidad política en la elección de su presidente puede ser un gran paso.

Leer comentarios ( )

Ir a portada