TRANSPORTE. Aun cuando su desaprobación ha subido 3 puntos porcentuales (28% según Pulso Perú), el alcalde Luis Castañeda Lossio sigue contando con un alto nivel de aprobación (67%). Sin duda, esta situación es la que lo lleva a afirmar que "no se pondrá a llorar" porque algunas personas busquen firmas para conseguir su revocatoria y que él "solo tiene tiempo para trabajar".

Se puede discutir sobre si los procesos de revocatoria realmente son eficientes o, por el contrario, terminan siendo un gasto excesivo que muchas veces no logra su cometido, sin embargo, es el descontento de la población el que lleva a las personas a buscar este tipo de soluciones. Luis Castañeda inició sus labores hace un año y medio con una reforma de transporte en marcha, no obstante, el alcalde prefirió dejar en espera algunos proyectos ya iniciados por su antecesora para priorizar otros como el by pass de 28 de Julio, una obra que logró terminar en poco más de un año, pero que inició sin contar con los estudios necesarios y utilizando presupuesto que estaba destinado a otros proyectos.

En el caso del puente Bella Unión el costo del mismo se ha triplicado, se ha enfrentado a Sedapal por la reubicación de una tubería y es poco probable que las obras terminen a fin de año como se había ofrecido. Sobre el recientemente inaugurado Corredor Morado, la falta de comunicación sobre rutas y paraderos generó molestias en el Rímac, pues si bien dicho corredor beneficia a los vecinos de San Juan de Lurigancho, congestiona la prolongación Tacna, que ya era paradero del Corredor Azul. Siendo el tema de transporte tan vital para la ciudad tampoco queda muy claro por qué el municipio demoró tanto en otorgar las autorizaciones que requería el Metro de Lima. Todo ello da la sensación de que en materia de transporte la única idea clara en el municipio es la de construir caminos.

Como ha sido costumbre en sus anteriores gestiones como alcalde, Castañeda sale a los medios cuando debe presentar un proyecto o inaugurar una obra (ello ha sucedido con el intercambio vial en la Panamericana Norte y el inicio de la construcción de la nueva autopista central), pero desaparece cuando hay que hacerle frente a los reclamos de la ciudadanía o cuando existen críticas a su labor. Hasta el momento esa estrategia le ha dado resultados, la pregunta es ¿hasta cuándo?