ELECCIONES MUNICIPALES. Con el paso del tiempo, se ha ido convirtiendo en una ciudad cada vez más caótica y desordenada. Mucho tuvo que ver en este desenlace la ola de migración interna proveniente de la sierra del país entre los años 1980-2000; pero mucho también, la incapacidad de las autoridades para reaccionar ante este fenómeno y planificar una expansión ordenada.

Naturalmente, los grandes retos que enfrenta la ciudad hoy están relacionadas a la saturación y el caos de la metrópolis, productos de este crecimiento improvisado. Retos que el próximo alcalde deberá resolver. Acá mencionamos los más importantes.

Están, por un lado, los problemas de vivienda y saneamiento. Con casi nueve millones de habitantes, es inverosímil que la ciudad tenga aproximadamente a un millón de personas sin acceso a agua ni desagüe. Lo que es peor, este millón de personas, usualmente los más pobres de la ciudad, suelen acceder al agua a través de camiones cisterna por un precio hasta 10 veces mayor que el que pagan los ciudadanos de los distritos más acomodados.

En segundo lugar (aunque es el primer problema para la mayoría de peruanos y limeños), está el tema de . Si bien a primera vista esta responsabilidad parece recaer sobre el Ministerio del Interior, el alcalde de Lima Metropolitana tiene un papel fundamental para mejorar la situación. Es una tarea constantemente olvidada, pero sumamente importante de la alcaldía provincial: la de coordinador interdistrital. Facilitar la colaboración entre los distritos en temas de seguridad (serenazgo y policía) es crucial para combatir la inseguridad ciudadana. Un ejemplo simple es establecer una central única de serenazgo y de la policía.

El tema de transporte es otro urgente en el cual no podemos retroceder. Se debe profundizar la reforma de transporte que se ha iniciado en este periodo, así como respetar los contratos de APP de obras viales y perseguir otros.

Finalmente, no podemos dejar de lado el tema de la corrupción en el sillón edil. Confiamos, sin embargo, en que esta campaña ha concientizado a los ciudadanos acerca de las formas de corrupción municipal y dificultará sus prácticas en el futuro ahora que todos estaremos con los ojos más abiertos.