Para ser claros, los meteorólogos no esperan que el frío sea tan brutal como durante el vórtice polar de 2014, que fue un ejemplo extremo del clima ártico que bajó al sur.
Para ser claros, los meteorólogos no esperan que el frío sea tan brutal como durante el vórtice polar de 2014, que fue un ejemplo extremo del clima ártico que bajó al sur.

En lo alto de la atmósfera sobre el Polo Norte, un aumento en las temperaturas pronto podría enviar olas de frío que se propagarán por el hemisferio norte.