Módulos Temas Día

The Economist: Rusia emerge como una potencia agrícola

Agricultores emprendedores han superado el legado de la colectivización soviética.

Rusia

Rusia

Los hermanos Peretyatko encarnan el optimismo en la agricultura rusa, un sector en auge en una economía por lo demás lenta. (Foto: Reuters)

El distrito de Zernograd, o Grainville, en la región de Rostov, en el sur de Rusia, tiene muchos sellos distintivos de un abatido páramo postsoviético. Caminos polvorientos unen pueblos en decadencia; mientras bloques grises de apartamentos llenan las ciudades soñolientas. Sin embargo, gracias a la cosecha del mismo nombre, los tiempos para muchos aquí nunca han sido mejores.

Tal es el caso de Yuri y Aleksandr Peretyatko. Cuando los hermanos lanzaron su granja de granos a principios de la década de 1990, "ni siquiera teníamos bicicletas", dice Aleksandr. Ahora son dueños de 1,500 hectáreas y se movilizan en nuevas SUV blancas de Lexus. Sus hijos, Aleksandr se jacta, "manejan Range Rovers".

Los hermanos Peretyatko encarnan el optimismo en la agricultura rusa, un sector en auge en una economía por lo demás lenta. La producción ha aumentado en más de 20% en los últimos cinco años, a pesar de una recesión más amplia y ahora un estancamiento. "Eso es lo que se llama un gran avance", dijo el presidente Vladimir Putin mientras discutía las alentadoras cifras en una reciente reunión con agricultores.

Los ingresos por exportaciones de la agricultura, que alcanzaron más de US$ 20,000 millones en el 2017, ahora superan los de los ingresos típicamente fuertes como las ventas de armamento. El grano ha sido la estrella. En el 2016, Rusia se convirtió en el primer exportador mundial de trigo por primera vez desde antes de la revolución rusa. "El grano es nuestro segundo aceite", dijo Aleksandr Tkachev, el ministro de Agricultura en ese momento.

Esta gran producción es el resultado de una confluencia de factores a corto y largo plazo. Desde el colapso de la Unión Soviética, la agricultura ha experimentado una transformación gradual de "un modelo colectivo fantásticamente ineficaz a un capitalismo efectivo", dice Andrei Sizov, jefe de SovEcon, una consultora agrícola en Moscú.

Aunque el papel general del estado en la economía de Rusia ha crecido, la agricultura ha permanecido en gran parte en manos privadas, lo que ha impulsado la competencia. La devaluación del rublo ruso en el 2014 y las prohibiciones a las importaciones agrícolas de los países que sancionaron a Rusia ese año han proporcionado impulsos adicionales.

La Rusia zarista era un gran exportador agrícola, pero la colectivización bolchevique eliminó las tradiciones agrícolas y creó un sistema colectivo ineficiente que en la década de 1970 hizo que la Unión Soviética importara cereales y otros alimentos. En la era post-soviética, los agricultores tenían que aprender a dirigir empresas competitivas. Los Peretyatkos viajaron a Europa para estudiar mejores prácticas.

"Fuimos a ver qué significaba la propiedad privada, a ver cómo las personas trabajan para sí mismas", recuerda Yuri. Durante las décadas siguientes, las inversiones en maquinaria, terrenos y suministros se acumularon; el gobierno hizo de la agricultura una prioridad nacional, ofreciendo subsidios y apoyo. Reconociendo la nueva fuerza de los competidores locales, en octubre un grupo comercial estadounidense, US Wheat Associates, cerró su oficina en Moscú después de 26 años de operaciones.

La devaluación del rublo ha sido un particular beneficio para los exportadores en los últimos años. En medio de un exceso global de grano, los rusos han absorbido la participación de mercado en África y Medio Oriente, aprovechando sus ventajas geográficas y climáticas sobre competidores en Estados Unidos, mientras que socavan los precios. Los comerciantes de granos también han comenzado a apuntar a mercados más distantes, como Indonesia e incluso México.

Las prohibiciones a las importaciones agrícolas de los países occidentales también han despejado el espacio para los productores locales, aunque a costa de una mayor inflación. Aunque Rusia sigue importando más alimentos de los que exporta, se han dado pasos hacia los objetivos del gobierno de alimentarse a sí mismo: en los últimos cinco años, por ejemplo, Rusia se ha vuelto autosuficiente en carne de cerdo y aves de corral.

El futuro también se ve brillante debido a las tendencias globales. A medida que las poblaciones crecen, también debería aumentar el consumo de alimentos, especialmente en algunos de los mercados de exportación más grandes de Rusia, como Turquía. El aumento de las temperaturas y la mejora de las tecnologías significan épocas de cultivo más largas, mayores rendimientos de cultivo y franjas más amplias de tierras cultivables en gran parte de Rusia. "Todos se están moviendo hacia el norte", dice Yuri. Su hijo comenzó a cultivar en la región de Belgorod, más cerca de Moscú.

Rusia también tiene un potencial agrícola latente. Millones de hectáreas de tierra abandonadas después del colapso soviético podrían ser reclamadas. Las inversiones en tecnologías digitales, donde Rusia está rezagada, elevarían la productividad; la última etapa de elaboración de alimentos está poco desarrollada. Pero aprovechar estas posibilidades necesitaría mejoras de infraestructura. Las terminales de granos han luchado para hacer frente a las cosechas récord.

Fuera de la fértil región sureña, muchas tierras de cultivo se encuentran lejos de los puertos. Algunos también se preocupan por la competencia a medida que aumenta la concentración en manos de las gigantes agroindustriales.

Sin embargo, nada de eso puede entorpecer el ánimo de quienes, como los Peretyatkos, han visto de primera mano la recuperación del sector. "Cuando comenzamos, teníamos grandes dudas sobre si funcionaría", dice Aleksandr. Ahora, como Yuri lo dice, "se podría decir que Zernograd está recuperando su distintivo".

Tags Relacionados:

Rusia

The Economist

agricultura

Leer comentarios ( )