Módulos Temas Día

The Economist: Los peligros de hacer market timing

En la práctica, ganarle al mercado es sorprendentemente difícil, dice el semanario británico.

Mercado bursátil en China

China fue sacudida por los resultados de su principal plaza bursátil. (Foto: Reuters)

China fue sacudida por los resultados de su principal plaza bursátil. (Foto: Reuters)

(Foto: Reuters)

Jesse Livermore se ganó su reputación como un especulador talentoso al embolsar una organizada suma durante el Pánico de 1907. Consciente de que la escasez de crédito y un mercado bursátil vertiginoso eran una mezcla peligrosa, comenzó a realizar ventas cortas en acciones durante ese otoño.

Cuando los precios de las acciones se derrumbaron el 24 de octubre, Livermore ganó US$ 1 millón (US$ 27 millones en dinero de hoy). Luego cambió de rumbo. Comenzó a comprar acciones, que ahora eran mucho más baratas. El mercado se recuperó. Para fines de año, Livermore había ganado US$ 3 millones.

Cualquiera que haya invertido alguna vez en acciones ha pensado que puede cronometrar al mercado tan exquisitamente como lo hizo Livermore. Muy a menudo, esperan que un punto de referencia de valor razonable, como el ratio precio-utilidad ajustado cíclicamente (CAPE), sea su guía.

La historia muestra que cuando los precios de las acciones aumentan mucho más rápido que las ganancias, como lo hicieron en los decenios de 1920, 1960 y 1990, tienden a retroceder. Así que el temporizador marcará vender cuando el índice esté alto y volver a comprarlos cuando esté bajo.

Parece simple. Pero en la práctica, es sorprendentemente difícil utilizar indicadores de valoración para ganarle al mercado. Los inversores que lo intentan con frecuencia venden demasiado pronto. Como consecuencia, se pierden algunos de los mejores rendimientos.
Vender acciones cuando todo el mundo todavía está comprando puede ser la parte fácil. Es más difícil encontrar el valor para comprar acciones cuando otros las venden en estado de pánico.

La visión purista es que el market timing no vale la pena. Dice que las acciones forman parte de un camino aleatorio: su pasado no indica nada sobre su camino futuro. En la década de 1980 los académicos cuestionaron este credo. Dado que los precios de las acciones tienden a revertirse a un valor medio, deben ser algo predecibles.

Se desvían de este valor razonable solo porque los inversores reaccionan de forma exagerada a las noticias. Cuando las ganancias son fuertes y las acciones están subiendo, habrá compradores interesados casi sin importar el valor. Lo contrario es verdad en las recesiones. Este efecto manada —o, si lo prefiere, este precio racional del riesgo— crea la oportunidad para el market timing.

Hay un inconveniente. Lo que es "barato" o "querido" se define por referencia al historial completo de precios. Pero un inversor activo en cualquier período podría no haberlo sabido de antemano. Tampoco es obvio en el momento si el CAPE está cerca de un peak o rumbo a él. Sin el beneficio de la retrospectiva, el market timing produce resultados decepcionantes.

Un estudio realizado en el 2017 por Cliff Asness, Antti Ilmanen y Thomas Maloney de AQRCapital Management testeó una estrategia de market timing. Su medida era un promedio de 60 años del CAPE. Cuando éste estaba por debajo de su mediana histórica, es decir, por debajo del valor razonable, la estrategia era pedir prestado para comprar acciones. Cuando estaba por encima del valor razonable, se aligeraba en acciones en favor del efectivo.

Durante todo el período (1900-2015), los rendimientos de la estrategia de sincronización del mercado fueron apenas mejores que los de una cartera de comprar y mantener ( buy and hold) con una participación constante del 100%. Y durante la segunda mitad (1958-2015), los retornos no fueron en absoluto mejores.

Una gran falla fue que la estrategia estuvo poco invertida en acciones durante demasiado tiempo. La capa media ha tendido hacia arriba desde la década de 1950. Con demasiada frecuencia, las acciones se consideraban caras según las valoraciones históricas.

El market timing no funciona mejor en otros países fuera de EE.UU. Un estudio realizado en 2013 por tres académicos, Elroy Dimson, Paul Marsh y Mike Staunton, no encontró un vínculo consistente entre la valoración y los rendimientos posteriores en 23 mercados de valores.

El valor es una señal demasiado débil para ser muy útil. Pero se puede mejorar. Los investigadores de AQR encontraron que la combinación del valor de referencia con una señal de "momentum" de la tendencia subyacente en los precios de las acciones produce mejores resultados.

Esto es intuitivo. El problema con los valores de referencia (benchmark) es que los precios se alejan de ellos durante largos períodos. Pero una combinación de valor y momentum representa "valor con un catalizador", como dicen los autores.

Esta estrategia es demasiado compleja para que los inversores ordinarios se beneficien de ellade manera confiable. Pero hay una forma más simple de sincronización de mercado, que tiene algún apoyo empírico: rebalanceo. Requiere que los inversionistas decidan primero cómo quieren dividir sus inversiones. Podría ser, por ejemplo, una división igual entre acciones estadounidenses y no estadounidenses.

Las ponderaciones precisas son menos importantes respecto al índice al que pertenecen. Esto requiere un rebalanceo regular para restaurar las ponderaciones originales, lo cual significa deshacerse de activos que han aumentado mucho en favor de aquellos que han subido menos.

La virtud de rebalancear es que es simple. Es menos probable que cometa un error costoso que si sigue una estrategia más compleja. El inconveniente es que debe renunciar a la ilusión de que puede hacer market timing como Livermore. Para hacer lo que él hizo se requiere de un temple y una sensación rara sobre los mercados. Puedes pensar que tienes tales talentos. Es casi seguro que no.

Leer comentarios ( )