Módulos Temas Día

The Economist: Cómo lidiar con la ola de migrantes venezolanos

El aumento de la migración ha alarmado a los gobiernos de América Latina.

Éxodo de venezolanos.

Éxodo de venezolanos.

Éxodo de venezolanos.

Todas las mañanas una multitud de personas se reúne en el lado venezolano del puente Simón Bolívar para cruzar la frontera hacia Colombia. Muchos solo quieren comprar productos básicos, que son escasos en su país.

Pero un número creciente de venezolanos se está quedando en Colombia, al menos hasta que pase la crisis política y económica de su país. La oficina de inmigración colombiana dijo que había 550,000 venezolanos en el país a fines del año pasado. Eso es un aumento de 210,000 desde mediados de año.

El 8 de febrero, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en una visita a la ciudad fronteriza de Cúcuta, trató de frenar el flujo. En un almacén utilizado por la agencia de ayuda ante desastres del gobierno del Norte de Santander, una provincia de Cúcuta, anunció que Colombia dejaría de emitir tarjetas de entrada de un día para los venezolanos y desplegaría 3,000 guardias más a lo largo de los 2,200 km de frontera entre ambos países.

"Colombia nunca antes había experimentado una situación como esta", dijo. El 14 de febrero dijo que el país necesita ayuda internacional para lidiar con este escenario.

Santos no es el único líder latinoamericano que se siente nervioso por la afluencia de venezolanos. El presidente de Brasil, Michel Temer, visitó el 12 de febrero Boa Vista, una ciudad amazónica de 330,000 personas que recibe a 40,000 venezolanos. Menos ingresaron a Brasil que a Colombia, en parte porque la región fronteriza es una jungla.

Brasil planea duplicar el número de guardias fronterizos y ayudar a los venezolanos a reasentarse en otras ciudades del interior del país. El punto es no detener a los inmigrantes, sino "disciplinar y coordinar" su llegada, dijo Temer.

Más de 200,000 venezolanos ingresaron a Ecuador desde enero del 2016 a septiembre del 2017, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Tres cuartas partes de ellos viajaron a Perú y a Chile, donde las solicitudes de permisos de residencia de venezolanos el año pasado estaban en camino de duplicar la cifra del 2016.

Unas 27,000 personas llegaron a Argentina en el 2017 y tal vez 40,000 están en Trinidad y Tobago. En total, unos 2.7 millones de los 34 millones de venezolanos se encuentran en el extranjero.

Colombia, el vecino más accesible, ha llevado la peor parte. A medida que los números han subido, su actitud tranquila se ha endurecido. El desempleo y el crimen están aumentando en Cúcuta y otras ciudades fronterizas, dicen los funcionarios locales. Las personas que tenían buenos empleos en Venezuela ahora piden limosna y duermen en las calles de Cúcuta con sus familias.

Colombia está tratando de equilibrar el control fronterizo con la compasión por las personas que huyen de un país donde se espera que la inflación alcance el 13,000% este año y la economía se contraerá un 15%. Santos recordó a los colombianos que Venezuela recibió 1 millón de sus compatriotas durante las décadas de conflicto armado en Colombia, que disminuyeron a principios de la década del 2000.

La ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, dice que su gobierno ha estado recibiendo consejos de Turquía, un destino para los sirios que huyen de la guerra, sobre cómo tratar con los inmigrantes de Venezuela. Ha estado trabajando con la ONU para establecer centros de recepción para ellos.

Para los venezolanos en Cúcuta, la nueva política parece más una medida de mano dura. Los que están en el país deben registrarse en las oficinas de inmigración. Podrán trabajar, pero solo si tienen un pasaporte sellado. La escasez de papel para los pasaportes es uno de los muchos problemas que están causando que los venezolanos huyan.

Un nuevo grupo especial mantendrá a la creciente población sin hogar de Cúcuta fuera de las plazas y parques. El mes pasado, funcionarios de inmigración allanaron una cancha de baloncesto que había sido convertida en refugio por 900 migrantes. Cientos fueron deportados.

Pero tales medidas no detendrán el flujo de venezolanos y no lo disminuirán mucho. Se puede cruzar fácilmente la larga frontera. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, convocó elecciones presidenciales para el 22 de abril. Es poco probable que se enfrente a un rival efectivo. Mientras él esté en el cargo, los venezolanos seguirán saliendo del país.

Leer comentarios ( )

Ir a portada