Módulos Temas Día

The Economist: ¿La economía mundial sigue avanzando lento?

Medido adecuadamente, el "shock de China" se ve menos mal, indica el seminario británico.

sector automotriz

sector automotriz

La industria automovilística cosmopolita de Tailandia ilustra el potencial de las "cadenas de valor globales", que vinculan a varios países en la producción de un bien o servicio.

Los protones aparecen en cada átomo. Los autos de protones no son tan difundidos. Fundada en 1983 por el gobierno de Malasia, la compañía Proton se esforzó por fabricar un verdadero "automóvil nacional", pero su matriz perdió más de 1,000 millones de ringgit (US$ 280 millones) en los dos años financieros anteriores a la venta de una participación a Geely, un fabricante de automóviles chino, en el 2017.

Por el contrario, la vecina Tailandia carece de un automóvil nacional, pero cuenta con una próspera industria automotriz. La fabricación de automóviles comenzó a fines de la década de 1980, luego de que las multinacionales japonesas acudieran al país, importando todo lo que no pudieran hacer o comprar dentro de sus fronteras.

Las autopartes foráneas aún representan el 56% del valor de las exportaciones de automóviles de Tailandia, según los datos más recientes de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Pero el valor remanente local supera varias veces el valor total de las exportaciones de automóviles de Malasia.

La industria automovilística cosmopolita de Tailandia ilustra el potencial de las "cadenas de valor globales", que vinculan a varios países en la producción de un bien o servicio.

Desafortunadamente, estas cadenas disminuyeron en relación con el PBI mundial entre el 2011 y 2016, lo que contribuyó a lo que se ha denominado "slowbalisation". Pero un nuevo informe de la OMC (y una larga cadena de socios, incluida la Universidad de Economía y Negocios Internacionales en Beijing y la Fundación de Investigación para el Desarrollo de China, un grupo de expertos del gobierno chino) muestra que las cadenas de valor se recuperaron un poco en el 2017.

Lazos que unen
Mientras tanto, la importancia política de las cadenas de valor se ha disparado, gracias a las batallas fiscales y las guerras comerciales. En los debates sobre impuestos, el comercio a lo largo de las cadenas a menudo se combina con un fenómeno más estrecho: el comercio dentro de multinacionales (es decir, cuando uno de los puestos de avanzada de una empresa compra algo de otro en un país diferente). Como resultado, muchos comentaristas (incluido The Economist en ocasiones) han afirmado que el 60% del comercio mundial tiene lugar dentro de empresas multinacionales.

Esa cifra alarmaría a las autoridades fiscales, porque las multinacionales a veces se imponen precios forzados para transferir las ganancias fuera de jurisdicciones con impuestos altos. Pero el porcentaje real es aproximadamente la mitad de eso, como lo ha señalado Maya Forstater, un investigador independiente y, más recientemente, Nick Shaxson, de la Red de Justicia Fiscal. El resto es un comercio en el que una multinacional se encuentra en un extremo de la transacción, pero no en ambos.

La posición de China cerca del final de muchas cadenas también ha inflamado la guerra comercial. Las prodigiosas importaciones estadounidenses desde China contienen muchas partes creadas en otros lugares, incluso en Estados Unidos.

Esta mercancía mezclada penetró rápidamente en los mercados de Estados Unidos después de que China se uniera a la OMC en el 2001, infligiendo lo que algunos estudiosos llaman un "shock de China" a los obreros. Pero el nuevo informe sostiene, en efecto, que una importación manufacturada de China de US$ 100 no representa una competencia de manufactura china de US$ 100 de valor.

Parte de ese valor ya se habrá contabilizado (si, por ejemplo, una carcasa de teléfono se importó a Estados Unidos, se rellenó con componentes y se devolvió a China para el ensamblaje final). Algunos representan los insumos no manufactureros (incluidos servicios y metales) necesarios para fabricar el producto.

Y algunos de esos US$ 100 se habrán creado fuera de China por sus proveedores extranjeros, incluidas las empresas estadounidenses. Medido correctamente, el informe indica que el "shock de China" se ve menos mal, al alcanzar un tercio menos de empleos y terminar el 2008 en lugar de persistir indefinidamente.

China puede haber tenido un mayor impacto en México. En el año 2000, las áreas lucrativas de su industria de tecnologías de la información y la comunicación se agrupaban cerca de cada extremo de la cadena de valor: ascendente, en componentes y productos químicos, o descendente, cerca del cliente en el comercio minorista.

El patrón se asemejaba a la "curva de sonrisa" inventada por Stan Shih, un magnate de la electrónica taiwanesa: el valor agregado aparece en cada esquina. Pero la entrada de China en la industria ha transformado esa expresión. La feroz competencia en algunas de los enlaces ascendentes de la cadena ha convertido la curva de sonrisa en algo considerablemente menos alegre.

Leer comentarios ( )