Módulos Temas Día

The Economist: un cuento alegre de cerezas chilenas

La ayuda del gobierno y las fuerzas del mercado crean una nueva industria, dice el semanario británico.

cerezas chilenas

cerezas chilenas

Gracias al apetito de China por las cerezas, Garces Fruit se ha convertido en el mayor productor del mundo.

“Empecé a cultivar cerezas porque era difícil”, dice Hernán Garcés. La pequeña fruta dulce se daña fácilmente con la lluvia, el granizo o el trato brusco. Deben ser cosechadas a mano y procesadas individualmente. Pero el esfuerzo ha dado sus frutos. Garcés, ahora conocido como el "padre de las cerezas chilenas", acaba de darle un tour al jefe de la agencia de aduanas de China por la planta de su empresa, ubicada a una hora en auto al sur de Santiago.

Gracias al apetito de China por las cerezas, Garces Fruit se ha convertido en el mayor productor del mundo. Su producción se ha multiplicado por 25 en 15 años. Y Chile tiene una nueva industria en auge. La combinación de las fuerzas del mercado y la ayuda del gobierno es un ejemplo de lo que Chile necesita para escapar de la "trampa de ingresos medios".

El país tiene la buena suerte de que la cosecha de cerezas en el hemisferio sur llega justo antes del año nuevo chino. A los nuevos enriquecidos consumidores de ese país les gusta otorgar a sus amigos y familiares un regalo de cerezas, cuya forma roja y redonda ven como símbolo de prosperidad.

Las cerezas, que se exportan en elegantes cajas de 5 kg, se comercializan como algo más parecido a un producto de lujo que a una fruta común. Esto significa que la calidad es primordial. Las cerezas son caprichosas.

En Greenex, una empresa más pequeña, una máquina de procesamiento inteligente de US$ 3.2 millones comenzó a trabajar el mes pasado. Lava la fruta, luego la guía por canales individuales, donde se remueven los tallos. La máquina puede ordenar por color, forma, peso y defectos, explica Luis Dalidet, el joven técnico que se ocupa de ello. Descarta alrededor del 15% de la fruta como inferior. Eso sale a la venta en el mercado local. La máquina se utiliza aproximadamente solo seis semanas al año.

Aprovechar la oportunidad del mercado chino ha requerido innovación. Hay nuevas variedades y mejores prácticas agrícolas, como la plantación de alta densidad. Garces Fruit utiliza abanicos gigantes para calentar los árboles en invierno y, después de fuertes lluvias, corrientes de aire de un helicóptero para secar las cerezas, ya que la humedad puede hacer que se partan.

Los mayores cambios fueron en logística. Para empacar su producto, Garcés trajo bolsas de plástico de Estados Unidos que regulan el aire en su interior (ahora se fabrican en Chile). Los barcos completan la ruta de Chile a China en 22 días, en comparación con 40 en el pasado reciente.

Gracias a la demanda china principalmente, Chile exportó US$ 1,100 millones en cerezas en el 2018, el doble del valor que en el 2017 y lo que equivale a dos tercios de sus mucho más conocidas exportaciones de vino.

Tal es la demanda potencial en China que Garcés confía en que las exportaciones de cerezas de Chile puedan duplicarse nuevamente en los próximos cinco años. Eso es bienvenido. Si Chile se va a convertir en un país desarrollado, debe reducir su dependencia del cobre, que representa alrededor de la mitad de sus exportaciones, y desarrollar productos de mayor valor.

Esa transición comenzó en la década de 1990, con un aumento de las exportaciones de vino, salmón y uvas, pero parecía haberse estancado recientemente. Crear nuevas industrias a veces requiere la participación del gobierno. La industria de la cereza no existiría si no fuera por el tratado de libre comercio de Chile con China y sus rigurosos estándares sanitarios, por ejemplo. Corfo, la agencia estatal de desarrollo, proporciona capital inicial para empresas innovadoras. Se están haciendo llamados a ofertas para construir y dirigir un centro para desarrollar baterías de litio.

El país también tiene potencial en astrodata, según Sebastián Sichel, de Corfo. Con sus cielos despejados y oscuros, el desierto de Chile alberga varios de los telescopios más grandes del mundo. La astronomía es la profesión mejor pagada en Chile, dice Sichel.

Pero la industria de la cereza y la diversificación de Chile también deben mucho a las fuerzas del mercado. Las cerezas requieren trabajo en el campo, que los chilenos rechazan. Unos 700,000 inmigrantes, principalmente de Haití y Venezuela, llegaron entre el 2015 y 2017, evitando una escasez de mano de obra.

Los agricultores están arrancando vides para plantar huertos de cerezos, que son más rentables. Más al sur, los productores de manzanas están cambiando a avellanas por la misma razón. Perú ha experimentado una revolución agroindustrial similar. Compite con Chile en las exportaciones de arándanos. La competencia está llevando a la especialización.

Perú y Chile se disputan los derechos de marca registrada del pisco (una grapa que lleva el nombre de un puerto marítimo peruano). Sin embargo, Chile ahora está importando pisco peruano, un producto superior. A pesar de que la versión local barata sigue siendo la bebida favorita de los jóvenes, algunos productores chilenos de pisco han optado por elaborar un buen vino blanco.

Si hubiera vivido para ver esta feliz evidencia de la mano invisible de las fuerzas del mercado, Adam Smith podría haber bebido un vaso y haberse devorado un bol de cerezas para celebrar.

Leer comentarios ( )