Módulos Temas Día

The Economist: Ciudadanos corporativos de algún lugar

Se acabó la edad de oro de las empresas que tienen diversos ‘pasaportes’.

Pasaportes azules. Es el pasaporte de los afiliados al Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay), menos Venezuela, que mantiene su pasaporte burdeos por su antigua pertenencia a la Comunidad Andina. Los países pertenecientes a la Comunidad del Carib

Después de años de tener más de una identidad (algo así como espías con una caja fuerte llena de pasaportes), las compañías escogen, o son obligadas a, mostrar más lealtad a un país en particular.

Cuando se trata de compañías y sus pasaportes, hay un revuelo de actividad en el aire y un hedor de hipocresía. Este mes Qualcomm –un gigante tecnológico con domicilio en Estados Unidos que realiza el 65% de sus negocios en China, registró la mayoría de sus ganancias el año pasado en Singapur y paga pocos impuestos en casa– logró un exitoso lobby con la administración Trump para bloquear una compra hostil argumentando que su independencia era vital para garantizar la supremacía estratégica estadounidense sobre China.

El depredador era Broadcom, que cotiza en Estados Unidos pero está domiciliado en Singapur, donde obtiene beneficios fiscales. El 2 de noviembre, cuatro días antes de su oferta, anunció su ferviente deseo de cambiar su base legal a EE.UU.

En Europa, Unilever, que hace un año exigió que las autoridades británicas lo ayudaran a evitar una toma de control no deseada por Kraft Heinz porque era un tesoro nacional, está cambiando su base a Holanda (actualmente se divide entre Londres y Rotterdam).

La firma de bienes de consumo dice que quiere simplificar su estructura. Pero ha sido un franco crítico del régimen abierto de toma de control de Londres, y probablemente esté aliviado de refugiarse detrás de más regulaciones protectoras holandesas. En Asia, Alibaba, un gigante chino de internet que tiene su domicilio en las Islas Caimán, su oficina principal en Hong Kong y cotiza en Nueva York, ha sido invitada por el gobierno chino a vender sus acciones "en casa" en Shanghai, una oferta que no puede rechazar.

Es fácil ver estos sucesos como solo más ejemplos de empresas que son oportunistas, cínicas o ambas cosas. Pero, de hecho, una tendencia más grande está en marcha: el patriotismo corporativo. Después de años de tener más de una identidad (algo así como espías ficticios que tienen una caja fuerte llena de pasaportes), las compañías escogen, o son obligadas a, mostrar más lealtad a un país en particular.

Durante tres décadas, lo que fue una era dorada para la globalización, ahora la tendencia ha estado yendo en sentido contrario. Las empresas han separado su nacionalidad de las operaciones en búsqueda de eficiencia o ventajas estratégicas. La fragmentación de identidad se ha producido en al menos media docena de dimensiones.

Tómese, por ejemplo, la frecuente diferencia entre el lugar donde las empresas colocan sus sedes legales, dónde ubican sus sedes de facto y dónde residen los que toman las decisiones. Cuando Anshu Jain fue co-presidente ejecutivo de Deutsche Bank entre el 2012 y 2015, a menudo se decía que el prestamista alemán era dirigido desde Londres.

ArcelorMittal, una empresa de acero con sede en Luxemburgo con raíces francesas, belgas, indias e indonesias, está dirigida por la familia Mittal, que vive en Gran Bretaña. Jean-Pascal Tricoire, el jefe de Schneider Electric, una empresa industrial francesa con intereses globales, tiene su sede en Hong Kong.

La residencia fiscal de las empresas también está a la deriva. Apple es dirigida desde California, pero enruta sus ganancias extranjeras a través de Irlanda, donde dice que residen las principales subsidiarias. Tampoco los reguladores necesitan estar físicamente cerca de sus cargos. HSBC, un banco global con sede en Londres, depende de las ganancias de las subsidiarias supervisadas en Hong Kong. Las empresas crean propiedad intelectual en el exterior; las firmas farmacéuticas extranjeras hacen la mayoría de investigaciones en Estados Unidos.

Luego está la dimensión final de la nacionalidad: donde se enumeran las acciones de una empresa. Decenas de compañías chinas de Internet cotizan en Nueva York. En el 2011, Prada, una casa de moda italiana, eligió Hong Kong en lugar de Milán.

Esta diversificación de nacionalidad tenía una poderosa lógica. Una empresa puede lograr una valoración más alta al cotizar sus acciones en un país, obtener una factura tributaria más baja al domiciliar filiales en otra, y ofrecer una mejor calidad de vida para sus ejecutivos en una tercera.

En algunos casos, tener múltiples pasaportes también les permitió a las firmas ganar el apoyo de más de un gobierno, o llevar a cabo fusiones que de otro modo hubieran provocado ataques nacionalistas. Renault-Nissan-Mitsubishi ha llevado esta idea al extremo, operando como una alianza de firmas con su propio gobierno corporativo que están vinculadas por participaciones cruzadas y una gestión común.

Hoy todavía es posible encontrar firmas que desean trascender la nacionalidad. El 14 de marzo, Prudential, una aseguradora que opera en Asia y EE.UU., dijo que escindiría su unidad europea, mantendría su domicilio en Londres pero que ya no sería supervisada por los reguladores británicos. SoftBank, una firma japonesa de tecnología y telecomunicaciones, ha establecido un fondo de inversión de US$ 100,000 millones que está domiciliado en Londres, pero invierte principalmente en Asia y EE.UU. Pero la tendencia abrumadora es que las compañías pierdan sus múltiples pasaportes, por tres razones.

Primero, algunos accionistas argumentan que son demasiado caros de mantener. BHP Billiton, una empresa minera que cotiza en Sídney y Londres, ha sido presionada por un fondo de activistas para simplificar su estructura. Los analistas se quejan de que la alianza de Renault es demasiado difícil de valorar.

En segundo lugar, algunas empresas buscan la protección de un gobierno, como en el caso de Qualcomm y, tal vez, de Unilever.

En tercer lugar, a medida que se instala un clima más proteccionista, los gobiernos quieren que las empresas localicen más actividad "en casa". Un ejemplo reciente es Saudi Aramco, que debía cotizar en Londres o Nueva York, pero ahora es más probable que sus acciones se negocien solo en casa. Una de las razones es ayudar a catalizar el desarrollo de Riyadh como centro financiero.

Control de pasaportes
El final de la edad de oro del cosmopolitismo corporativo puede hacer que algunos gobiernos se sientan más seguros. Pero podría convertirse en un juego de suma cero, donde cada país se pelea para obtener una tajada más grande de un pastel fijo. Para los grandes negocios empresariales del mundo, estas son malas noticias. A medida que la nacionalidad se vuelve a mezclar, menos empresas colocarán funciones particulares lejos de su sede.

La pregunta más intrigante es si es bueno que las compañías estén atadas a un solo lugar. Ahora que está bajo la tutela del Tío Sam, es posible que Qualcomm no pueda reducir investigación inútil o reubicar empleos en Estados Unidos. Unilever puede encontrar acogedor a Holanda, pero también verá como restrictiva la sensibilidad holandesa sobre salarios. Y estar más protegido en última instancia genera complacencia. Las multinacionales pueden llegar a extrañar los días en que podrían dar zancadas al planeta, perteneciendo a todos y a nadie al mismo tiempo.

Leer comentarios ( )

Ir a portada