Módulos Temas Día

No permitan que China secuestre al mundo occidental

El caso de Michael Kovrig, el exdiplomático canadiense que ha estado detenido injustamente en China durante casi dos meses, nos recuerda que el auge de un poder autoritario impetuoso viene con consecuencias profundamente humanas.

China

China

A mediados de enero, Canadá advirtió a sus ciudadanos "que deben ejercer un alto grado de precaución en China debido al riesgo de una aplicación arbitraria de las leyes locales". (Foto: Bloomberg)

Por lo general, las discusiones sobre lo que significará el ascenso de China para el mundo adquieren un tono abstracto e impersonal. Usamos términos como “orden internacional”, “competencia geopolítica” y “equilibrio de poder”.

Sin embargo, el caso de Michael Kovrig, el exdiplomático canadiense que ha estado detenido injustamente en China durante casi dos meses, nos recuerda que el auge de un poder autoritario impetuoso viene con consecuencias profundamente humanas.

No menos, este episodio muestra cómo la China de Xi Jinping corre el riesgo de alienar a los observadores extranjeros que han trabajado más duro para establecer conexiones y entendimiento entre Pekín y el mundo exterior.

Kovrig ciertamente se ajusta a esta descripción. Habla mandarín con fluidez y se desempeñó en puestos en Hong Kong y Pekín. Desde 2016, ha estado cubriendo China para el International Crisis Group, una organización no gubernamental con una sólida reputación de objetividad y calidad.

El trabajo de Kovrig para ICG ha abarcado una serie de temas: el papel de China en la diplomacia de Corea del Norte y Estados Unidos, su participación en el conflicto en Sudán del Sur y su creciente presencia militar mundial.

La historia oficial sobre la detención de Kovrig a principios de diciembre es que su trabajo contravino las leyes de China sobre las ONG, que imponen estrictas restricciones y requisitos de información a las instituciones extranjeras que operan en ese país. Sin embargo, resulta difícil ver su arresto como algo más que un chantaje geopolítico por parte del Gobierno chino.

El momento de la detención de Kovrig y el comentario de portavoces cuasi oficiales como el Global Times dejan claro que fue retenido a modo de venganza por el arresto de Meng Wanzhou, directora de Finanzas de Huawei, por parte del Gobierno canadiense.

Después de que Meng fue detenida presuntamente por transgredir las leyes y sanciones financieras que impuso Estados Unidos a Irán, China arrestó a Kovrig y a otro ciudadano canadiense. (Según los informes, hasta 13 canadienses han sido detenidos por funcionarios chinos, aunque no está claro cuántos casos están relacionados con el arresto de Meng).

Pekín luego volvió a juzgar a un ciudadano canadiense acusado de tráfico de drogas y lo condenó a muerte. En esencia, China ha respondido a una decisión de aplicación de la ley canadiense-estadounidense que no fue de su agrado a través de un castigo arbitrario a los canadienses.

Kovrig es, por lo tanto, un recordatorio de que los regímenes autoritarios se comportan de manera inhumana en forma habitual. Es una clara advertencia de que, a medida que China se vuelve más poderosa, los ciudadanos extranjeros que disgustan a Pekín estarán siempre en riesgo de figurar al alcance de las autoridades chinas.

Todos los aliados democráticos de Canadá deben oponerse firmemente a este tipo de toma de rehenes. Deben condenar, de la manera más multilateral posible, el comportamiento chino; dejar claro que la influencia económica de Pekín no los comprará ni los acosará en silencio; y demostrar que China enfrentará presión pública y aislamiento en los foros diplomáticos internacionales hasta que Kovrig y otros que han sido detenidos injustamente sean liberados.

La alternativa a estar juntos es ser coaccionado por separado, y que los ciudadanos sean victimizados deliberadamente, la próxima vez que ocurra una disputa diplomática con China.Sin embargo, la saga de Kovrig también conlleva peligros para China, porque corre el riesgo de debilitar algunos de los vínculos más importantes de ese país con el mundo exterior. El trabajo de Kovrig y los tuits dejan claro que no era ingenuo con respecto a China. Era escéptico, por ejemplo, acerca de permitir que Huawei construya redes 5G críticas en el Reino Unido.

Sin embargo, en su rol ante el ICG, Kovrig trabajó para dar al mundo en general una comprensión objetiva de la política y las políticas chinas; interactuaba regularmente con funcionarios chinos, organizaciones, ciudadanos; apareció en la televisión china y en otros medios.

Al hacerlo, Kovrig ha sido uno de los muchos expertos extranjeros que han tratado de mejorar la comprensión de Occidente sobre China, promover una mejor comunicación e intercambio y, por lo tanto, contribuir a las relaciones constructivas entre Pekín y el mundo.

En los últimos años, China ha demostrado un talento notable para alienar a estas personas. A fines del año pasado, la Institución Hoover publicó un informe que detalla los esfuerzos de China para influir en el sistema político de Estados Unidos, como parte de una estrategia más amplia para manipular la política democrática en el extranjero a fin de frenar la respuesta mundial al auge de China.

Las operaciones de influencia de China, concluyó el informe, a menudo "implican el uso de métodos coercitivos o corruptos para presionar a los individuos y grupos y, por lo tanto, interferir en el funcionamiento de la vida civil y política de Estados Unidos".

En particular, muchos de los miembros del grupo de trabajo que ayudaron a elaborar el informe son académicos y exfuncionarios que habían abogado por un mayor compromiso con China en el pasado.El arresto de Kovrig pone en peligro esos esfuerzos.

A mediados de enero, Canadá advirtió a sus ciudadanos "que deben ejercer un alto grado de precaución en China debido al riesgo de una aplicación arbitraria de las leyes locales". El Departamento de Estado de EE.UU. emitió una advertencia similar. Los líderes empresariales se han vuelto cautelosos de viajar a China.

Además, el caso de Kovrig está impidiendo conversaciones de larga data que involucran figuras influyentes de la política exterior de Estados Unidos y sus homólogos chinos. Varios colegas del grupo de expertos en Washington me han dicho que sus empleadores están restringiendo los viajes a China.

Las personas que han viajado regularmente a China durante un período de años ahora dicen, de manera bastante comprensible, que dudan en regresar.Esta es una mala noticia para Estados Unidos y otras naciones democráticas.

Las visitas a China, las interacciones con los funcionarios chinos y otros intercambios de este tipo ofrecen información valiosa sobre las ambiciones y el comportamiento de Pekín. Lo que Pekín no parece darse cuenta es que esto también es una mala noticia para China.

Un país que todavía necesita inversión extranjera y tecnología no se beneficiará al hacer que los directores ejecutivos extranjeros se pregunten si ellos o sus empleados deberían correr el riesgo de viajar allí. Un país que insiste en que Occidente lo malinterpreta y maltrata no se beneficiará con la restricción de los canales críticos de comunicación.

"Las ONG, los periodistas y los diplomáticos desempeñan un papel en la conexión de China con el resto del mundo", declaró David Mulroney, embajador de Canadá en China de 2009 a 2012. "La alternativa es una China aislada, mal entendida y sin ideas importantes ni negociaciones".

El caso de Kovrig es trágico a nivel humano; debería ser un claro llamado a las democracias del mundo. También es un triste ejemplo de cómo China está debilitando las relaciones e intercambios que son tan importantes para su propio futuro.

Por Hal Brands

Leer comentarios ( )