La monumental bandera mexicana de San Jerónimo Lídice en el sur de la Ciudad de México, México, el jueves 22 de septiembre de 2022.
La monumental bandera mexicana de San Jerónimo Lídice en el sur de la Ciudad de México, México, el jueves 22 de septiembre de 2022.

El salario mínimo en México se incrementará en un 20% a partir del 1 de enero, según un acuerdo anunciado el jueves por empresarios, sindicatos y el Gobierno, que descartó que la medida represente un riesgo para la elevada inflación del país.

Desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador, un nacionalista de izquierda, llegó al poder en diciembre del 2018, el salario mínimo ha aumentado año tras año y en enero del 2022 se elevó por última vez en un 22%. La nueva subida beneficiará a 6.4 millones de empleados, según autoridades.

La secretaria de Trabajo, Luisa Alcalde, dijo en rueda de prensa que el salario mínimo diario aumentará a 207 pesos (US$ 10.8) desde los 172 pesos. En el caso de los estados fronterizos con Estados Unidos el incremento será a 312 pesos desde los 260, agregó.

La funcionaria aseguró que en la actual gestión gubernamental, los trabajadores han recuperado el 90% del poder adquisitivo en términos reales gracias a esas subidas e indicó que existe un acuerdo con sindicatos y empresas para que se restablezca por completo para el 2024.

El sector empresarial va a continuar apoyando este proceso de empoderamiento del salario mínimo general con esta meta”, dijo Lorenzo Roel, representante patronal ante la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami). “Desafortunadamente el tema de inflación que sufrimos en México, nos complicó la cifra”, agregó.

En su informe del tercer trimestre, difundido el jueves, el Banco de México (central) citó, entre los riesgos al alza para la inflación, “presiones por mayores costos asociados a las condiciones de contratación o salarios, que pudieran traspasarse a los precios al consumidor”.

López Obrador restó importancia al asunto el jueves. “Con este incremento no vemos riesgos de que se dispare la inflación”, dijo, pero admitió que los niveles del indicador en los últimos meses, no vistos en dos décadas, siguen siendo motivo de preocupación. “No podemos permitir que se desate la inflación, eso afecta mucho”, añadió.

Fuente: Reuters