Módulos Temas Día

columna

Japón y su nuevo experimento de apertura migratoria

La diversidad de Tokio es en gran parte resultado de la postura cada vez más abierta de Japón hacia la inmigración.

Japón

Japón

Tokio se está convirtiendo en una ciudad mucho más diversa étnicamente.

Mientras estuve en Tokio a principios de este mes, no pude evitar notar cómo la ciudad ha cambiado. Donde antes era extraño escuchar en la calle otro idioma que no fuera japonés, ahora sucede constantemente. En gran medida, esto se debe al enorme auge del turismo: más de 30 millones de personas visitan Japón cada año.

Pero quedar oscurecido por esa gran afluencia de invitados es una tendencia a más largo plazo. Tokio se está convirtiendo en una ciudad mucho más diversa étnicamente. Vi a empleados de tiendas de raza negra provenientes de Países Bajos y África, camareros chinos en restaurantes japoneses tradicionales, estudiantes del sur de Asia que trabajan en tiendas de mercado, una camarera blanca en Starbucks, y un restaurante coreano dirigido por asiáticos del sudeste.

Estas son anécdotas, pero hay datos para respaldarlas. En 2018, 1 de cada 8 jóvenes que cumplía 20 años en Tokio no había nacido en Japón. Esto ni siquiera cuenta a las personas que nacieron en Japón pero que no son étnicamente japonesas. Aunque Tokio no está cerca de convertirse en una metrópolis multirracial como Nueva York o Londres, la palabra "homogénea" ya no se ajusta a la ciudad.

Tokio es uno de los primeros indicadores de los cambios que vienen, aunque más lentamente, para el resto de Japón. La diversidad de la ciudad capital es en gran parte resultado de la postura cada vez más abierta de Japón hacia la inmigración.

La población de Japón nacida en el extranjero todavía es pequeña en comparación con la mayoría de los otros países ricos, un legado de las actitudes y políticas altamente restrictivas hacia la inmigración que prevalecieron en los últimos años. Pero desde que Shinzo Abe se convirtió en primer ministro a fines del 2012, el número de personas nacidas en el extranjero que trabajan en el país ha incrementado constantemente:

El gobierno estima que ahora hay alrededor de 2.73 millones de extranjeros viviendo en el país, un aumento de 6.6% con respecto al año anterior, incluso cuando la población general se encoge rápidamente.

En los últimos años, el gobierno de Abe ha adoptado cambios importantes que probablemente sostendrán la afluencia de inmigrantes. En el 2017, Japón implementó la residencia permanente de vía rápida para trabajadores calificados. En el 2018, aprobó una ley que ampliará considerablemente el número de visas de trabajo de cuello azul y, fundamentalmente, brindará a estos trabajadores un camino hacia la residencia permanente si lo desean.

Por lo tanto, estos cambios representan una verdadera inmigración, a diferencia de las políticas temporales de trabajadores invitados (a pesar del uso común del término "ley de trabajadores invitados" para describir las nuevas visas). Con el tiempo, significará una ciudadanía japonesa más diversa étnicamente.

Los residentes permanentes pueden solicitar la ciudadanía japonesa después de cinco años. Algunos extranjeros también se casarán con ciudadanos japoneses, y sus hijos también serán ciudadanos. Dado que la nueva ley impide que los titulares de visas traigan a sus familias a Japón, es probable que muchos de los nuevos trabajadores sean solteros que buscan cónyuges, lo que hace que sea más probable que se casen con los locales.

Si bien esta nueva inmigración ayudará a mantener a flote la economía y el sistema de pensiones de Japón, inevitablemente introducirá tensiones sociales. A diferencia de EE.UU., Canadá y otras naciones cuyas poblaciones son principalmente una mezcla de los descendientes de inmigrantes recientes, Japón tiene poca historia de inmigración masiva. El único episodio reciente de inmigración fue el movimiento de los coreanos a Japón durante la colonización japonesa de Corea y más tarde durante la Guerra de Corea.

Debido a la falta de ciudadanía por nacimiento en Japón, los descendientes de esos inmigrantes se han convertido en una minoría racializada, que no habla coreano sino que tienen pasaportes coreanos. La discriminación contra estas personas, a veces llamadas coreanos zainichi, fue severa durante décadas, y aunque ha disminuido sustancialmente en los últimos años, ha surgido una franja de extrema derecha para perseguir y calumniar a los zainichi.

Abe, a pesar de ser conservador en cuestiones de política exterior, no ha tolerado a estos grupos. En 2016, Japón aprobó su primera ley contra el discurso de odio, que ahora se está utilizando para procesar a los miembros de este grupo.

Pero el episodio muestra que la sociedad japonesa probablemente no será inmune a las olas de populismo nativista que han sacudido a los países occidentales en los últimos años. Si incluso los coreanos étnicos, que generalmente son físicamente indistinguibles de los japoneses étnicos, enfrentan la persecución, las personas de grupos raciales visiblemente diferentes pueden sentirlo aún más.

Una señal temprana de tales tensiones surgió en el 2015, cuando una ganadora del concurso de belleza que era étnicamente mitad japonesa y mitad negra se convirtió en el centro de una controversia en línea, algunos la criticaron por no ser lo suficientemente japonesa y otras saltaron en su defensa.

Por ahora, los puristas raciales generalmente han sido abatidos, y una mujer mitad india ganó el concurso de Miss Mundo Japón en el 2016 con poca reacción.Pero a medida que el número de personas mixtas y de minorías en Japón se hace más prominente, se puede esperar que los derechistas regresen con un nuevo ataque de rabia.

De manera más general, las instituciones de Japón no están acostumbradas a hacer frente a los residentes extranjeros y minoritarios. A diferencia de EE.UU., donde las clases de inglés como segundo idioma están ampliamente disponibles, Japón tiene pocas clases para ayudar a los no nativos a ponerse al día en la fluidez del japonés. Las ciudades japonesas tampoco tienen muchas celebraciones oficiales de cultura o contribución de inmigrantes.

Así que Japón está comenzando un ejercicio importante y sin precedentes, similar en algunos aspectos a los experimentos realizados por muchos países europeos. Japón aún está lejos de ser un país diverso, pero ya no es correcto llamarlo homogéneo.

Las próximas dos o tres décadas revelarán si la cultura y las instituciones del país podrán aprender de la experiencia de Europa y gestionar una transición sin problemas, o si la inmigración provocará una reacción de los nativistas que cierre al país una vez más.

Por Noah Smith

Tags Relacionados:

Japón

migración

Leer comentarios ( )