Módulos Temas Día

Los productos estrella de Irán, vetados en el mercado estadounidense

"Hemos perdido uno de nuestros mejores mercados", reconoció apesadumbrado sobre la revocación de los permisos Ami Abás Mohamadí, propietario de la galería de alfombras "Asil", en el Gran Bazar de Teherán.

EE.UU. - Irán

EE.UU. - Irán. (Foto: BBC).

EE.UU. - Irán. (Foto: BBC).

Las tradicionales alfombras persas, los sabrosos pistachos y el exclusivo caviar son artículos que definen a Irán y para los que el mercado estadounidense vuelve a ser inaccesible debido a las actuales sanciones.

En enero del 2016, con la entrada en vigor del acuerdo nuclear con Irán, el Departamento del Tesoro estadounidense permitió las importaciones de alfombras y productos alimenticios iraníes que estaban prohibidas desde el 2010, pero a partir del pasado 7 de agosto quedaron incluidos de nuevo en la lista negra.

El poco tiempo de luz verde supuso, no obstante, un considerable aumento de las exportaciones de alfombras a Estados Unidos , pero no tanto de caviar y pistachos, por lo que estas sanciones no golpean a todos por igual.

Según datos oficiales, el año pasado iraní (entre marzo del 2017 y marzo del 2018), Irán exportó alfombras por valor de US$ 424 millones, un 18% más que en el periodo anterior, de los que se calcula que US$ 126 millones corresponden a las ventas en Estados Unidos.

"Hemos perdido uno de nuestros mejores mercados", reconoció apesadumbrado sobre la revocación de los permisos Ami Abás Mohamadí, propietario de la galería de alfombras "Asil", en el Gran Bazar de Teherán.

Sentado en uno de sus valiosos tejidos, Mohamadí explicó que las sanciones también han creado un "efecto psicológico" en otros importadores, como Kuwait, Japón y Austria, que han reducido en las últimas semanas sus compras.

"Temen verse afectados por las sanciones estadounidenses y actúan con precaución. No nos compran por miedo a las multas de Estados Unidos, otra justificación no puede tener (la bajada de exportaciones) ya que ahora las alfombras están muy baratas", aseguró.

La fuerte devaluación del rial iraní, que ha perdido casi un tercio de su valor respecto al dólar desde abril, ha fomentado que alfombras de seda que antes costaban el equivalente a US$ 20,000, se vendan ahora a la mitad.

Ante este varapalo, el Centro Nacional de Alfombras anunció recientemente que va a presentar una demanda ante los tribunales internacionales contra Estados Unidos.

Su directora, Fereshteh Dastpak, argumentó que las alfombras son "un símbolo de la cultura del pueblo iraní" y que de acuerdo a los protocolos internacionales "lo que pertenece a una nación no puede ser sancionado".

Caviar

Estas obras de arte del tejido a mano, con una tradición milenaria en Irán, tienen una gran reputación en el mercado de bienes de lujo, donde también triunfa el caviar, la hueva del pez esturión, que se concentra en altas cantidades en el mar Caspio.

La producción de este alimento exclusivo alcanzó las cinco toneladas el año pasado, de las que 1.2 toneladas fueron exportadas. De esa cantidad solo se vendieron en Estados Unidos unos 10 kilos, de acuerdo a los datos del diario económico Financial Tribune.

"El caviar de Irán tiene su propio cliente y no se verá afectado por estas sanciones debido a que funciona como un monopolio", dijo Arsalan Qasemí, director general del sindicato de acuicultura de Irán.

Qasemí explicó que los principales clientes del caviar iraní son los países europeos, entre ellos Italia, Alemania, España, Reino Unido y Francia, y en segundo lugar China y naciones de Asia Central y Oriente Medio.

"Los estadounidenses se privaron ellos mismos de una de las bendiciones que ha dado Dios", comentó con cierta sorna.

Pistacho

El otro mítico producto iraní es el pistacho, para el que el mercado estadounidense fue en este tiempo inalcanzable debido a los elevados aranceles impuestos para proteger al fruto seco californiano.

Según la Asociación del Pistacho de la provincia de Semnan, las exportaciones iraníes de este bien el pasado año iraní (hasta marzo del 2018) fueron por un valor de US$ 1,000 millones.

La producción rondó las 200,000 toneladas, una cantidad de la que se exportó el 75% a China, India, Vietnam y otros países de Asia y Europa.

Unos clientes por los que también compite el pistacho californiano, ya que Estados Unidos e Irán controlan el 80% del comercio anual de este fruto seco. Una rivalidad comercial con similitudes en el plano político.

Tags Relacionados:

Irán

EE.UU.

Leer comentarios ( )

Ir a portada