Módulos Temas Día

'Somos perdedores', dice multimillonario más intrépido de Brasil

Luciano Hang, dueño de la cadena de la tienda departamental Havan, se metió en problemas cuando lo grabaron mientras alentaba a sus empleados a votar por Bolsonaro . Los fiscales lo acusaron de coerción pero él negó que esa fuera su intención. 

millonarios

(Foto: Bloomberg)

(Foto: Bloomberg)

La gente espera durante horas para tomarse selfies con él. Algunos lloran cuando les presentan a Luciano Hang y, a menudo, cuando abraza a un fanático que se acerca, hay más llanto.

Hang, un excéntrico de 56 años, dueño de la cadena de la tienda departamental Havan, es una estrella minorista en Brasil , un evangelista del mercado libre y posiblemente el seguidor más apasionado de Jair Bolsonaro  en la comunidad empresarial. Está haciendo todo lo posible para alentar a sus muchos devotos a apoyar los planes del presidente de la extrema derecha para transformar el país, que entre otras cosas implica suavizar las leyes de control de armas, recortar las protecciones ambientales y acoger el capitalismo a lo grande.

Para Hang, la elección es obvia. "Somos un país de perdedores. Podemos ser ganadores".

Agita las redes sociales con sus comentarios, citas inspiradoras, saludos a los empleados, ataques fervorosos contra izquierdistas y demás.

El mensaje político es siempre el mismo: los mercados libres son el futuro, la izquierda es la raíz de todo mal, Donald Trump es el mejor, Barack Obama destruyó a EE.UU. , Bolsonaro es un "hombre humilde, alegre y patriótico".

El presidente, un excapitán del ejército nostálgico de la brutal dictadura militar que gobernó Brasil durante 21 años, necesita amigos como Hang. La popularidad de Bolsonaro ha caído en las urnas y ha contrariado a aliados clave desde que asumió el cargo en enero. Su gabinete está sumido en la controversia y peleas internas. Sus iniciativas políticas no han ganando mucha fuerza y algunas se consideran imperativas a medida que Brasil emerge lentamente de la peor recesión en un siglo. La reforma pensional es el tema político favorito de Hang.

Si bien puede parecer un poco tonto (basta con mirar el video de la fiesta que hizo para celebrar el primer aniversario del encarcelamiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva), lo toman en serio en los círculos políticos.

"Es un personaje muy controvertido", dijo Eduardo Grin, politólogo de la Escuela de Administración Fundacao Getulio Vargas, pero se ha convertido en la voz de "una élite empresarial que está muy alineada con las fuerzas conservadoras en ascenso".

También sabe cómo unir a las masas. En una reciente inauguración de un centro comercial en Indaiatuba, una ciudad en Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, cientos de empleados vestían camisetas con el lema "Creemos en Brasil" (el jefe también vestía una) y aplaudieron cuando Hang subió a un escenario ubicado cerca a la sección de sábanas y mantas. Durante 40 minutos, saltó, hizo bromas, presentó a su madre y esposa y elogió ciertas virtudes, como ser audaz, patriótico y respetuoso hacia sus padres. 

De vez en cuando, la multitud estallaba en gritos con palabras como "¡fuerza!","¡determinación!" y "éxito". Sonaba el tema principal del Circo del Sol, "Alegría". Sus empleados se lo creyeron todo. "Es una persona maravillosa", dijo la cajera Naiara Nascimento, de 23 años.

Hang explicó su enfoque después, mientras se alargaba la fila de personas que esperaban para tomarse selfies. " Predico como si estuviera en una iglesia", dijo. Pero "en Brasil, la iglesia siempre ha dicho que es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de los Cielos. No podemos ser un país diferente con este tipo de mensaje".

En otras palabras, los brasileños no deberían avergonzarse de ser ambiciosos y exitosos o de hacer dinero.

Los comunistas sinvergüenza, como tiende a referirse a los izquierdistas, son, en su opinión, la razón por la que el país está en problemas. "Periodistas comunistas, economistas comunistas, ingenieros comunistas, médicos comunistas, jueces comunistas, activistas ecologistas comunistas", están en todas partes, dijo, y la derecha debe erradicarlos.

"Cuando terminemos con este círculo vicioso, acabaremos con la izquierda en Brasil. Este es el objetivo de mi vida"

Se metió en problemas cuando lo grabaron mientras alentaba a sus empleados a votar porBolsonaro . Los fiscales lo acusaron de coerción pero negó que esa fuera su intención. Sin embargo, un juez lo obligó a publicar una declaración indicando que las personas en su nómina podían elegir a sus propios candidatos.

Como hijo de trabajadores textiles, Hang tenía un trabajo en la misma fábrica en Brusque que sus padres y su abuelo antes de abrir su propio taller de tejidos y luego una tienda de telas con un socio en 1986. Esto se convirtió en Havan.

Tiene 126 tiendas en 17 de los 26 estados de Brasil y los planes son aumentar el total a 145 este año. La cadena, que vende de todo, desde iPhones hasta tapetes de baño, paraguas y más, es el núcleo del imperio de Hang, que también incluye centrales hidroeléctricas, estaciones de servicio, una compañía de bienes raíces y un fondo de inversión que proporciona financiamiento a los clientes de Havan.

Hang tiene un patrimonio neto aproximado de US$ 2,000 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg. 

Dijo que no tiene intención de hacer público su negocio, cuyas ventas fueron de 7,200 millones de reales (US$ 1,900 millones) en 2018 y podrían registrar 12,000 millones este año. Cuando hay accionistas y analistas de valores, "las ideas totalmente locas no se ejecutan porque la mayoría de las personas no están locas. Simplemente son normales", dijo. "Y son los locos los que hacen que las cosas sucedan".

Podría haber riesgos para Hang a medida que da potencia a su mensaje político. Si no está de acuerdo con sus posiciones, ¿le compraría llantas o crema dental?

"Perder la simpatía de quienes no están alineados ideológicamente parece ser un riesgo calculado", dijo Silvio Laban, profesor de Insper, una escuela de negocios en Sao Paulo. Al mismo tiempo, "la forma en que expresa sus posturas políticas ha aumentado su visibilidad, y también la de Havan".

Hang dijo que no estaba preocupado. "No he notado ninguna caída en las ventas desde que me convertí en activista político". Sus ventas pueden subir o bajar, dijo, sin importar. "Es Brasil lo que me preocupa".

Leer comentarios ( )