Por Cronista de Argentina - RIPE

Mientras en la Argentina el sector gastronómico, herido gravemente, se aferra con gran esfuerzo económico a la creatividad para implementar delivery y take away de menúes promocionales e incluso se reconvierten en mercados de productos frescos de venta online, y los bares porteños empezaron a ofrecer sus mejores cócteles en formato embotellados o envasados al vacío, en muchos países del mundo, aún en plena del coronavirus, muchos restaurantes y bares del mundo volvieron a abrir sus puertas en los últimos días, luego de permanecer meses cerrados por el covid-19.

¿La condición? Respetar los protocolos de higiene y distanciamiento social para prevenir el contagio. Sin embargo, algunos fueron un poco más allá e implementaron insólitas y estrictas medidas.

En Holanda, un restaurante al aire libre ofrece pequeñas cabinas de vidrio o 'greenhouses', como las llama Mediamatic, la empresa que las diseñó. Dentro de ellas sólo entra una mesa que pueden compartir dos o tres personas, con el objetivo de brindar una "hospitalidad segura".

En , un restaurante de Maryland creó mesas individuales muy originales para que el comensal se siente y puede arrastrarla adonde quiera, respetando así la distancia social.

Shawn y Donna Harman, creadores de la idea y dueños del restaurante Fish Tales, compartieron en su cuenta de Facebook cómo funcionan estas mesas.

En Italia, tras más de dos meses de cierre por la cuarentena iniciada el 10 de marzo, bares, restaurantes y negocios minoristas de casi todo el país reabrieron este lunes sus puertas en medio de estrictas medidas de seguridad e higiene.

El restaurant Dino y Tony, en la avenida Leone IV a metros del Vaticano, es uno de los que pudo desplegar las mesas en la vereda con las nuevas normas, como la distancia de un metro entre cada persona y el uso de barbijo para el personal de sala.

A pocos metros, el restaurant Porto también abrió sus puertas, aunque, obligado por las nuevas disposiciones, dejó de ofrecer su servicio de buffet y cambió a un menú a la carta en la mitad de las mesas que pudo poner sobre la vereda para cumplir las nuevas distancias.

En España, otro de los países más afectados por la pandemia, los bares y restaurantes de varios puntos del país pudieron reabrir sus espacios exteriores.

"Estamos contentos, había muchas ganas de volver, y tenemos la terraza (espacio exterior) al máximo, que es un tercio", dijo a Télam uno de los jefes del bar-restaurante Narru, de la ciudad de San Sebastián, en el norteño País Vasco.

Con barbijos de tela a juego con el uniforme, los mozos del Narru van y vienen en la primera y ajetreada jornada de reapertura. "Nos estamos adaptando al cambio, tratando de generar un buen clima con los clientes, que apenas te pueden ver los ojos", explica Iagoba, quien supervisa que se cumplan todos los protocolos, entre ellos el lavado frecuente de manos de todos sus compañeros.

Más de la mitad de España entró en la Fase 1, aunque ciudades como Madrid y Barcelona, y sus respectivas áreas de influencia quedaron rezagadas por haberse vistos golpeadas de forma brutal por la pandemia.

Argentina

En , varias ciudades están flexibilizando el aislamiento social, preventivo y obligatorio con la apertura de bares, confiterías y restaurantes bajo estrictos protocolos de bioseguridad. En Jujuy las confiterías, bares y restaurantes pueden recibir comensales hasta el 50% de su capacidad, manteniendo una distancia de 2 metros entre las distintas mesas y disponiendo de alcohol en gel.

Entre variadas medidas de aseo e higiene, también se exige delimitar sectores y circuitos de circulación para evitar el contacto entre clientes, mientras rige la obligación del uso de barbijo para todos.

El horario de atención fue pautado hasta la medianoche y la concurrencia estará limitada según la terminación par o impar del DNI durante la semana, mientras que los domingos será indistinto.

En Salta, los bares y restaurantes comenzaron a funcionar con límites de horario y turnos para los clientes. Los establecimientos gastronómicos sólo pueden utilizar el 50% de su capacidad operatoria y respetar estrictamente los protocolos y normas sanitarias vigentes.

En tanto, las personas solo pueden concurrir a locales gastronómicos dentro del municipio de su domicilio y según la terminación de su DNI.