Módulos Temas Día

Los músicos de Reino Unido temen un Brexit discordante

La salida británica del bloque europeo está presente en las conversaciones con los organizadores de giras musicales, confirma Paul Smith, cofundador de Voces8, un conjunto vocal de renombre internacional.

Brexit

El Reino Unido se debate en la incertidumbre sobre el pacto del Brexit. (Foto: AP)

(Foto: AP)

La tortuosa saga del Brexit sigue creciendo en Reino Unido y esto preocupa a muchos intérpretes de música clásica, temerosos de que una salida brutal de la Unión Europea  amenace sus contratos en Europa o impida la emergencia de nuevos talentos.

Aliye Cornish, que toca la viola, debe emprender una gira por España el 30 de marzo, un día después de la fecha teórica del divorcio.

Pero, "de momento no tenemos ninguna información sobre cómo prepararnos", explica durante un descanso en los ensayos organizados en la iglesia de Santa Ana y Santa Inés, en el centro de Londres.
Como muchos profesionales de la música clásica que viven en Reino Unido, Aliye trabaja varios meses al año en otros países miembros de la UE.

"He sabido de varios colegas a quienes les habían propuesto trabajar en orquestas basadas en otros países antes de echarse atrás por la preocupación ante las posibles restricciones", especialmente de viaje, que puede imponer el Brexit, explica.

La salida británica del bloque europeo está presente en las conversaciones con los organizadores de giras musicales, confirma Paul Smith, cofundador de Voces8, un conjunto vocal de renombre internacional.

Actualmente, basta un simple formulario de la administración fiscal británica para "saltar en un tren Eurostar o en un avión" e ir a trabajar a la UE, explica Cornish.

Pero "no sabemos si ese formulario será válido tras el 30 de marzo, o si necesitaremos pasaportes para nuestros instrumentos, o permisos de trabajo".

Bloqueado en la frontera

Así, por ejemplo, los músicos podrían tener que sus instrumentos no contienen materiales obtenidos de especies amenazadas, lo que alargaría la duración de los controles fronterizos, según Cornish.

"Si tu orquesta está ensayando hoy en Londres y mañana debe ir a una sala de conciertos en el sur de España no quieres realmente quedarte bloqueado en la frontera durante cuatro horas porque están escrutando cada tecla de un clavecín" en busca de marfil, afirma.

Esto quitaría tiempo a los músicos para concentrarse en "el corazón" de su oficio: "tocar e inspirar a la futura generación para que aprenda música", agrega Smith.

En opinión de este barítono, compositor y director de orquesta, si Reino Unido saliese de la UE sin un acuerdo representaría una verdadera pérdida para los jóvenes músicos británicos, que podrían verse marginados de los proyectos europeos.

Así, tocar con la Orquesta Barroca de la Unión Europea ha permitido a Aliye Cornish "interpretar una música que no conocía y encontrarme con gente a la que si no no habría conocido". Gracias a esta experiencia, supo que quería dedicarse a la música "toda la vida".

Además, sin financiación de proyectos por la UE, Reino Unido podría "convertirse en un desierto cultural", dice preocupado Smith, estimando que una cuarta parte de los miembros de las principales orquestas británicas proceden de otros países europeos.

La introducción de visas "cambiaría la situación" para los músicos del continente, agrega Michiel Wittink, un holandés que vive en Londres y toca en la Orquesta de Jóvenes de la Unión Europea, que ya trasladó su sede de Reino Unido a Italia en previsión del Brexit.

"Amargamente dividido"

Pero si estos profesionales "quieren realmente venir" encontrarán la manera, considera Wittink, subrayando que "Londres es tan grande y tiene tantas orquestas, tantas cosas geniales que explorar".

Entre ellas figuran los "Proms", conciertos de música clásica que se celebran cada año en la capital británica de julio a septiembre. En la última representación de la pasada temporada, el público agitó banderas europeas.

"Distribuí muchas banderas", recuerda Cornish, que aquel día no tocó pero formaba parte de los músicos militantes.

Pero tradicionalmente se conocía a los "Proms" por celebrar el patriotismo británico y la iniciativa molestó sin embargo a algunos espectadores "que decían 'ya tengo la única bandera que necesito'", agrega.

"Me puso triste ver a nuestro país tan amargamente dividido", dice. El Brexit "se infiltrado en todas las facetas de nuestras vidas".

Leer comentarios ( )