Módulos Temas Día

Guerra comercial pone en peligro a espíritus animales

La respuesta a si los inversionistas tienen espíritu en este momento sería: "no mucho". Esto es importante, no solo por la forma en que el mercado de valores operará a través de la actual ansiedad por la guerra comercial, sino también después. 

guerra comercial

guerra comercial

(Foto: Bloomberg)

Por Stephen Gandel

Los espíritus animales volvieron a quedarse dormidos, si es que alguna vez se levantaron.

Después de caer en picada el lunes, en medio de las tensiones de la guerra comercial, las acciones se recuperaron el martes y extendieron sus ganancias el miércoles tras un informe que señalaba que el presidente de EE.UU. , Donald Trump , retrasará los aranceles sobre las importaciones de automóviles.

Trump siempre apunta rápidamente al mercado de valores como un barómetro del éxito de su administración -después de todo, el índice S&P 500 sigue subiendo más de un 13.5% en el año- pero el precio no es el mejor indicador para saber si los inversionistas creen que su combinación de políticas de recortes de impuestos y aranceles elevarán la economía.

La mejor medida para eso es saber qué están dispuestos a pagar los inversionistas por las ganancias futuras de las empresas estadounidenses. En base a esto, los inversionistas y gerentes de negocios son claramente menos optimistas sobre las políticas de Trump que cuando fue elegido.

El S&P 500 ahora es un 1.2% más barato, en base a las ganancias esperadas, de lo que estaba antes de que Trump fuera elegido presidente, y eso es incluso después del repunte del martes. El S&P 500 cotiza a 16.6 veces los próximos cuatro trimestres de ganancias esperadas, frente a 16.8 veces a principios de noviembre de 2016. Es aún peor desde el día en que Trump asumió el cargo.

Desde entonces, las valoraciones del mercado han bajado alrededor del 4%.

No es una gran caída, y se podría argumentar que el mercado ya estaba bastante valorado cuando Trump asumió el cargo, por lo que mejorarlo sería difícil. Las acciones se negociaron en una proporción de precio a ganancias de solo 11 cuando el presidente Obama  asumió la presidencia, por ejemplo.

Pero el hecho de que las valoraciones de las acciones estén donde estaban cuando se eligió a Trump es notable debido a todo lo que se habló sobre un renacimiento de los espíritus animales al poco tiempo de ser elegido. Es aún más sorprendente, dado que los recortes de impuestos de Trump van por buen camino para aumentar las ganancias del S&P 500 en aproximadamente US$ 2 billones durante la próxima década.

La falta de entusiasmo entre los inversionistas y los ejecutivos sugiere que una fuerza compensatoria está operando.

A finales de 2016 y principios de 2017, las acciones se elevaron a pesar de una imprevista mejora en la economía. Mucha gente, sobre todo Jamie Dimon , director ejecutivo de JPMorgan Chase & Co. , atribuyó ese aumento a los llamados espíritus animales, la idea de que los inversionistas de repente se mostraban más optimistas sobre las perspectivas corporativas y la economía de EE.UU.

Los analistas atribuyeron ese optimismo a Trump y sus políticas propuestas. El múltiplo de precio-utilidad del S&P 500 aumentó a 18.6 en noviembre de 2017. Se suponía que ese optimismo se extendería también a los ejecutivos corporativos, quienes, según se decía, estaban dispuestos a asumir más riesgos, contratar más trabajadores e invertir más en EE.UU.

Esto no parece haber tenido éxito. La contratación ha aumentado, pero parece estar impulsada por la continua y lenta expansión económica, no por un estallido de actividad. El gasto empresarial se disparó tras los recortes de impuestos de fines de 2017, pero cifras más recientes sugieren que las empresas no han mantenido niveles más altos de gastos de capital.

Sin embargo, incluso después del recorte de impuestos, hubo fuertes señales de que las empresas gastarían más en recompras de acciones que en inversiones directas en sus negocios. Ahora parece que la incertidumbre creada por las políticas comerciales de Trump  está superando el optimismo generado por los recortes de impuestos.

Los inversionistas parecen aceptar todo esto. Los analistas esperan que el crecimiento de las ganancias corporativas se desacelere desde ahora en adelante, no que se acelere, como se prometió cuando se aprobaron los recortes de impuestos. Una verdadera guerra comercial hará que las expectativas de ganancias caigan aún más.

La respuesta a si los inversionistas tienen espíritu en este momento sería: "no mucho". Esto es importante, no solo por la forma en que el mercado de valores operará a través de la actual ansiedad por la guerra comercial, sino también después. Es probable que Trump encuentre la agitación de los espíritus animales de los inversionistas una tarea mucho más difícil la segunda vez.

Leer comentarios ( )