Módulos Temas Día

Cines y moda barata: las reformas cambian los hábitos de consumo en Arabia Saudí

Los centros comerciales y bazares de Arabia Saudí están cambiando a medida que los comercios se adaptan a un cambio en los hábitos de compra provocado por las reformas para diversificar la economía más allá del petróleo.

Arabia Saudí

Arabia Saudí. (Foto Reuters).

Arabia Saudí. (Foto Reuters).

Los centros comerciales y bazares de Arabia Saudí están cambiando a medida que los comercios se adaptan a un cambio en los hábitos de compra provocado por las reformas para diversificar la economía más allá del petróleo. Las tiendas de ropa de diseño y las tiendas de chocolate y floristerías de gama alta están cerrando, y se están abriendo paso las tiendas de moda barata, comida rápida y los cines.

Los recortes en los subsidios a la electricidad y la gasolina y un aumento en el IVA se han comido los presupuestos familiares y los esfuerzos de ahorro están llevando a que muchos opten por bienes baratos en lugar de productos del lujo.

Al mismo tiempo, las reformas para incorporar a las mujeres a la fuerza de trabajo y fomentar el ocio han aumentado otros tipos de gasto. A su vez, la salida de miles de trabajadores extranjeros ha perjudicado a los bazares locales y ha provocado otros cambios.

Las reformas son parte del impulso del príncipe heredero Mohammed bin Salman para desvincular la economía del petróleo. Quiere crear 1.2 millones de empleos para saudíes para el 2022, muchos de ellos en el comercio minorista.

"La gente está optando por bienes baratos y las reformas que permiten la reapertura de cines, mayores actividades recreativas, así como que las mujeres puedan conducir, pueden traer un cambio en la forma en que los consumidores están gastando", dijo Jason Tuvey, analista de Capital Economics. Gigantes minoristas saudíes como Fawaz Abdulaziz Alhokair Co y Savola Group están teniendo que adaptarse.

"Los minoristas están revisando sus carteras, ya sean productos o tiendas, para reflejar los patrones cambiantes de los consumidores", dijo un ejecutivo de un importante grupo minorista saudí.

Alhokair cerró más de 200 tiendas en los 12 meses hasta finales de junio, pero también sumó entre 70 y 80 tiendas en el mismo período. Planea cerrar otras 55 tiendas este año fiscal e incorporar otras 60, según una fuente familiarizada con el proceso. Esta transformación apunta en parte a traer marcas más asequibles a los centros comerciales, dijo la fuente. Un portavoz de Alhokair no respondió a una solicitud de comentarios. La compañía tiene la licencia saudí para la cadena de moda rápida Zara, parte del grupo español Inditex, y planea aumentar el número de tiendas de unas 30 a 45 en 2020.

También abrió el año pasado la primera sucursal saudí de Lefties, la tienda de gama baja de Inditex. Una de las divisiones de Alhokair también obtuvo recientemente un préstamo de US$ 1,900 millones para utilizarlo en la construcción de nuevos centros comerciales. La empresa no ha detallado cómo se llenarán esos centros comerciales, pero banqueros consultados esperan que se incluyan más ofertas de entretenimiento, como cines y restaurantes, además de tiendas. A principios de este año el reino levantó una prohibición de casi 40 años en los cines, lo que supone la creación de un sector de entretenimiento desde cero.

Más mujeres trabajando

El consumo general, que representa alrededor del 40% del producto interior bruto, se ha mantenido robusto, con un promedio del 4% anual en los últimos cinco años, a pesar de las reformas. El gasto de los consumidores se debilitó a comienzos de este año a medida que subieron los precios de los servicios públicos, pero los precios más altos de las exportaciones de petróleo dejaron espacio en el presupuesto para bonificaciones salariales y pagos únicos para las familias de menores ingresos, con lo que el gasto aumentó.

La mayoría de los analistas esperan que el crecimiento continúe durante los próximos años, en parte debido a que las mujeres se incorporan a la fuerza laboral después de que se levantara la prohibición de conducir a las mujeres en junio. Sin embargo, se espera que el ritmo de crecimiento sea más débil que en la última década. Los cambios están resultando un desafío para los minoristas. Alhokair es una de las seis grandes firmas minoristas de Arabia Saudí (de un total de 10) que registraron un beneficio más bajo en el segundo trimestre.

Cinco registraron un descenso de las ventas. El conglomerado de alimentos y comercio minorista Savola Group cerró siete supermercados y otras dos tiendas en el segundo trimestre en un plan para reducir su superficie comercial en 3.8%.

No obstante, en mayo compró una participación mayoritaria en una empresa de procesamiento de alimentos congelados. Los analistas opinan que esto podría deberse a que la empresa anticipa una mayor demanda de alimentos congelados si las mujeres abandonan los roles tradicionales de ama de casa para ir a trabajar.

Caen las ventas en panaderías

La salida de unos 700,000 extranjeros también ha tenido impacto. Las ventas de pan de sándwich de Almarai se vieron parcialmente afectadas por la partida de extranjeros. Eso contribuyó a reducir las ventas de panadería en el segundo trimestre en 8% con respecto al mismo período del 2017. "Se está produciendo un cambio en este país y no se puede hacer un cambio sin dolor", dijo el mes pasado Georges Schorderet, consejero delegado de Almarai, principal productora de alimentos saudí.

"No espero un entorno mejor de negocios en el corto y medio plazo". Las empresas en los bazares de Arabia Saudí se han visto afectadas. En el bazar Batha, de Riad, un popular destino de compras para los asiáticos, el negocio se ha desacelerado. "Los negocios eran muy buenos la primera vez que vine aquí. Pero ahora pasas días sin que un solo cliente compre nada", dijo Bilal, de 43 años, que tiene un pequeño negocio de gafas y relojes. Dijo que muchos de sus clientes eran extranjeros, como él que están dejando Arabia Saudí.

Bilal regresará pronto a Bangladés. A partir de setiembre, los saudíes deben representar el 70% de la fuerza de trabajo en 12 áreas de comercio minorista, incluidas la venta de muebles, repuestos de automóviles, dulces, relojes y gafas. El objetivo es empujar a más saudíes a que trabajen en un sector que han rechazado durante mucho tiempo debido a la percepción de bajos salarios que se pagan, pero el proceso también puede implicar costes adicionales de formación y contratación para los comercios.

L'azurde Company for Jewellery y Alhokair han dicho que sus costes operativos podrían aumentar debido a la "saudización" del sector. El gobierno también planea flexibilizar las restricciones al comercio electrónico, un área en la que Arabia Saudí aventaja a otros países del Golfo. Esto podría traer más cambios al sector.

"Se prevé que la población joven del país, las altas tasas de conectividad y la infraestructura avanzada impulsen el crecimiento de las ventas de comercio electrónico durante los próximos años", dijo yStats.com, una firma de inteligencia de comercio electrónico.

Tags Relacionados:

Arabia Saudí

comercio

Leer comentarios ( )