Módulos Temas Día

Al Banco de Inglaterra se le acaba el tiempo para subir tasas

Los funcionarios también admiten que las tasas de interés siguen en un nivel suficientemente bajo para impulsar el crecimiento y que la economía corre el riesgo de un recalentamiento.

Bank of England

Bank of England. (Foto: Reuters)

Bank of England. (Foto: Reuters)

Reuters

A Mark Carney se le está cerrando la ventana para subir las tasas de interés antes del Brexit.

A medida que el Reino Unido se acerca a su divorcio de la Unión Europea a fin de marzo con escasa certidumbre en cuanto a las repercusiones económicas, las autoridades del Banco de Inglaterra (BOE por la sigla en inglés) podrían verse con un margen limitado para actuar y bajar si tuvieran necesidad de hacerlo.

No hay mucho tiempo para reabastecer el arsenal. Luego de decidir el jueves por siete votos contra dos no efectuar cambios en las tasas de interés, a las autoridades les quedan apenas siete reuniones -y sólo tres Informes de Inflación- para subir las tasas antes de la fecha oficial de partida del Reino Unido.

Los funcionarios también admiten que las tasas de interés siguen en un nivel suficientemente bajo para impulsar el crecimiento y que la economía corre el riesgo de un recalentamiento.

A pesar de que Carney asegura que aún se baraja “un modesto ajuste”, el Comité de Política Monetaria (MPC por la sigla en inglés) decidió esperar que se consolide una reactivación luego de que los débiles datos del primer trimestre llevaran a los economistas a preguntar si el banco estará en posición de ayudar en el caso de problemas con el Brexit.

“No hay suficiente tiempo hasta el 29 de marzo de 2019 para llegar a una posición de la tasa bancaria a partir de la cual se pueda bajar y generar un estímulo significativo para hacer frente a una conmoción adversa”, dijo Daniel Vernazza, un economista de Unicredit en Londres.

Acordar un período de transición que se prolongara hasta diciembre de 2020 podría proporcionar más tiempo para que el Reino Unido redefiniera su relación comercial con la UE, lo que podría a su vez suavizar el golpe económico y dar tiempo a las autoridades para subir las tasas.

Sin embargo, dada la tensión que reina en las negociaciones, un acuerdo podría llegar a último momento y también podría frustrarse, algo que subrayó Carney en su conferencia de prensa del jueves al describir un acuerdo en términos de “una presunción, no una garantía”.

En una entrevista de la BBC luego del anuncio del jueves, se le preguntó a Carney sobre el cronograma del próximo ajuste. “Es probable que en el transcurso del año próximo suban las tasas de interés, probablemente para fin de año”, dijo.

Los inversores redujeron las apuestas a un aumento tras la decisión del BOE, si bien aún consideran que hay probabilidades de un incremento en 2018. Para muchos economistas, en agosto podría haber un aumento de 25 puntos básicos de la tasa.

“Prefirieron esperar un poco y observar si los datos del segundo trimestre son mejores”, dijo Victoria Clarke, una economista de Investec en Londres. “Estimamos que lo harán, de modo que no es muy negativo que se espere hasta agosto”.

Los legisladores también reconocen que las tasas de interés aún son lo suficientemente bajas como para avivar el crecimiento y que la economía se arriesga a recalentarse.

A pesar de las afirmaciones de Carney de que "un ajuste continuo y modesto" todavía está en juego, la decisión del Comité de Política Monetaria de esperar el impulso para reafirmarse después de la debilidad datos del primer trimestre ahora los economistas preguntan si el banco estará en condiciones de ayudar si el Brexit sale mal.

"No hay suficiente tiempo ahora desde ahora hasta el 29 de marzo de 2019 para llegar a una posición con una tasa bancaria en la que puedan recortar y generar un estímulo significativo para enfrentar un choque adverso", dijo. Daniel Vernazza, economista de Unicredit en Londres.

Un período de transición acordado que dure hasta diciembre de 2020 podría proporcionar más tiempo para que el Reino Unido redefina su relación comercial con la UE, aliviando potencialmente los shocks económicos y el tiempo de compra para que formuladores de política eleven las tasas.

Pero con las negociaciones tensas, cualquier acuerdo puede llegar en el último minuto. Y aún podría desmoronarse, un punto subrayado por Carney en su conferencia de prensa el jueves, cuando describió un acuerdo como "una suposición, en lugar de una garantía".

En una entrevista de la BBC después del anuncio del jueves, se le preguntó a Carney sobre el momento del próximo ajuste. "Es probable que a lo largo del año próximo las tasas de interés aumenten, probablemente para fin de año", dijo.

Los inversionistas recortaron las apuestas en una alza después de la decisión del BOE, aunque todavía ven una buena posibilidad de un movimiento en 2018. Para muchos economistas, un aumento de 25 puntos base podría ocurrir en agosto.

"Tenían un poco de tiempo en sus manos para esperar y ver si los datos del segundo trimestre rebotaban", dijo. Victoria Clarke, un economista en Investec en Londres. "Sospechamos que probablemente así sea, así que no hay demasiado daño por esperar hasta agosto".

Incluso aquellas tasas de predicción aumentarán este año, verán un conjunto cada vez menor de oportunidades. Los funcionarios pueden estar menos dispuestos a subir las tasas en su reunión de agosto cuando los mercados son más delgados y las empresas y hogares que Carney se ha comprometido a preparar podrían ser tomados por sorpresa en el período de vacaciones, de acuerdo con Yael Selfin, economista jefe de KPMG en el Reino Unido

"El próximo sube ahora solo puede tener lugar en noviembre", dijo. "Eso provocaría un retraso relativamente largo en la adopción de medidas políticas debido a un posible bache en los datos".

Nota Original: BOE Is Losing Time to Create Breathing Room Before Brexit

Leer comentarios ( )

Ir a portada