Gran parte del G20 ha entrado en una segunda ola de casos de COVID-19 ampliamente predicha, ante un cumplimiento público vacilante y gobiernos incapaces de reunir la voluntad para contener un virus resurgente.
Gran parte del G20 ha entrado en una segunda ola de casos de COVID-19 ampliamente predicha, ante un cumplimiento público vacilante y gobiernos incapaces de reunir la voluntad para contener un virus resurgente.

TAGS RELACIONADOS