Módulos Temas Día

Electores en Brasil enfrentan opciones difíciles

Un expresidente está en la cárcel por corrupción; otro fue expulsado del cargo. El líder en ejercicio y gran parte de la legislatura nacional están bajo escrutinio oficial, y los dinosaurios dominan las elecciones de octubre.

Brasil

Brasil

¿La única novedad? Una odiosa presión del ultraconservadurismo, cuyo adalid, el ex capitán de ejército Jair Bolsonaro, se siente nostálgico de los hombres con charreteras. (Foto: Bloomberg)

La política brasileña va por mal camino.

Un expresidente está en la cárcel por corrupción; otro fue expulsado del cargo. El líder en ejercicio y gran parte de la legislatura nacional están bajo escrutinio oficial, y los dinosaurios dominan las elecciones de octubre.

¿La única novedad? Una odiosa presión del ultraconservadurismo, cuyo adalid, el ex capitán de ejército Jair Bolsonaro, se siente nostálgico de los hombres con charreteras.

Las soluciones rápidas no rescatarán una democracia dañada, solo lo harán las duras reformas económicas y políticas. Pero no le diga eso a los guerrilleros exaltados del país, que quieren llevar a Brasil de regreso a una era de oro imaginaria: digamos (elija su túnel del tiempo) alrededor de 1964, cuando los militares tomaron el poder, o 2002, cuando el héroe del Partido de los Trabajadores Luiz Inácio Lula da Silva fue elegido para dirigir la marea rosa del gobierno de izquierda de América Latina, pero también sentó las bases para el mayor escándalo de corrupción política del hemisferio y la peor recesión de Brasil.

Brasil se merece algo mejor. Con las elecciones nacionales a la vuelta de la esquina, la polarización y la desconfianza son profundas, envenenando el debate público.

No es de extrañar que cuando 147 millones de votantes se preparen para elegir a un presidente, un nuevo Congreso, gobernadores y legisladores locales, abundan los malos candidatos.

Considere la fijación en Lula de Brasil. Condenado por corrupción por un tribunal inferior y de nuevo en apelación, Lula no solo está tras las rejas, sino que, de acuerdo con la ley “Expediente Limpio”, está inhabilitado para postular a la presidencia.

Resulta que también lidera las encuestas de opinión, y entonces –afirmando que es víctima de la justicia corrupta– ha convertido su celda en la sede de la campaña. El tribunal electoral tiene hasta el 17 de septiembre para fallar sobre su candidatura, y los leales aún creen que el Tribunal Supremo lo liberará.

Sin embargo, es un pensamiento mágico. Indulgente y errático como han sido, los tribunales brasileños han demostrado permanentemente poca compasión con Lula. La presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Carmen Lucía, recientemente llamó a la ley “Expediente Limpio” un hito, y el máximo juez entrante del Tribunal Supremo Electoral ha prometido una pronta decisión. Sin considerar las acusaciones que aún enfrenta Lula en cinco juicios separados por soborno y cohecho.

A pesar de las especulaciones sobre su candidatura, la política en Brasil ha seguido avanzando. La ambientalista Marina Silva y el ex gobernador del estado de Ceará Ciro Gomes representan la izquierda moderada, mientras que los centristas están unidos detrás del exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin, un político de carrera sin carisma pero muchos aliados (por cierto arriesgados) y una formidable maquinaria de campaña.

Los conservadores encontraron un paladín en el populista de derecha dura Bolsonaro, quien está segundo en las encuestas. Lula no es tan el "elefante en la habitación", como dijo un columnista brasileño, ya que es el pariente político que acapara el sofá y se quedó más tiempo del que era bienvenido.

No solo la emblemática bandera roja con la estrella blanca del Partido de los Trabajadores estuvo ausente durante el debate presidencial de la semana pasada, el nombre de Lula apenas fue mencionado. "Por primera vez en dos generaciones, Lula no es parte de una campaña política brasileña", me dijo el columnista José Casado de O Globo.

"Su ausencia es un momento decisivo para la política brasileña".Otros expertos afirman que Lula solo está jugando póker político, manteniendo su marca en los titulares mientras prepara un suplente para ser candidato si la justicia falla en su contra.

Mientras que las ambiciones de Lula mantienen como rehén a la izquierda brasileña, la derecha política ha reunido masa crítica. Las redes sociales están conmocionadas con el ascenso de Bolsonaro, a quien The Economist calificó como una "amenaza para la democracia".

Sin embargo, eso puede malinterpretar el momento político. Sí, algunos aficionados a Bolsonaro comparten su afición por los días en que los generalísimos tomaban las decisiones: Latinobarómetro mostró en el 2016 que solo el 31% de los brasileños apoyaban la democracia, la tasa más baja en América Latina después de Guatemala.

Sin embargo, el desencanto sobre la democracia no es lo mismo que el apoyo al gobierno autoritario. Bolsonaro ha aprovechado la angustia de una demografía brasileña sombría y conservadora que de repente encontró su voz.

El número de exmilitares que se han postulado a cargos públicos este año se ha triplicado desde 2010, y el llamado “bloque evangélico” conservador en el Congreso se ha duplicado desde 2006 a 84 legisladores.

Una encuesta reciente reveló que la mayoría de los brasileños quiere que el próximo presidente sea hombre (65%), blanco (73%) y que crea en Dios (89%). Otra encuesta encontró que solo una pequeña minoría quiere que su líder electo busque la despenalización del aborto (30%) y de la marihuana (26%), o respalde el matrimonio entre personas del mismo sexo (36%).

Tales convicciones chocan con la agenda social liberal de Lula y su sucesora Dilma Rousseff. Ahora la guerra cultural brasileña se ha convertido en un campo de batalla electoral, donde Bolsonaro dirige el contraataque.

"El error de la izquierda fue convertir las ideas divisivas y socialmente progresistas sobre el aborto y el matrimonio homosexual en política de gobierno", me dijo el periodista y exlegislador brasileño Fernando Gabeira. "Eso ofendió a una gran cantidad de brasileños que creía que las familias, no las escuelas o el Estado, deberían determinar los valores".

De acuerdo, la cantinela de Bolsonaro es difícil de soportar. En una ocasión atacó a una legisladora feminista diciendo que no valía la pena violarla, dijo que preferiría encontrar a su hijo con un brazo roto que jugando con muñecas, y elogió profusamente a un ex torturador militar.

El hecho de que con frecuencia se retracte de tal extremismo sugiere que Bolsonaro no es contrito sino inestable.

También conoce su mercado. "No sirve de nada colisionar con él y descalificar sus opiniones como reaccionario", dijo Gabeira, quien fue miembro del Congreso junto a Bolsonaro durante 16 años.

"Un gran número de brasileños desconfía de la prensa y la élite liberal, y Bolsonaro capitaliza esas emociones, presentándose a sí mismo como una alternativa a las élites y un sistema político en peligro".

De esa manera, Bolsonaro ha ayudado a reescribir el guión de la política de clubes de Brasil. "Hay un voto conservador y evangélico latente en Brasil, que finalmente tiene un portavoz", señaló el politólogo Fernando Schuler, de la escuela de negocios de Sao Paulo Insper. "De muchas maneras, él está ayudando a completar la democracia brasileña".

Por supuesto, los insultos no son una mejor estrategia de campaña que el victimismo. Eso puede explicar la conversión tardía de Bolsonaro a una economía de mercado, un tema sobre el cual él alegremente admite que no sabe nada y por lo tanto lo ha encomendado a su nuevo mejor amigo, el economista de la Universidad de Chicago, Paulo Guedes.

El historial de Bolsonaro en materia de reforma es aún menos coherente: en el Congreso votó en contra del plan real que venció la hiperinflación, defiende la inversión administrada por el Estado en infraestructura y critica la reforma de las pensiones si eso significa sacrificar los beneficios de los jubilados de las fuerzas armadas.

A pesar del entusiasmo de su base, Bolsonaro encabeza un pequeño partido con pocos aliados. Eso significa que tendrá solo ocho segundos al día para presentar su mensaje exóticamente mixto de guerras culturales y liberalismo sucedáneo en la televisión abierta, que todavía supera a las redes sociales entre la gran cantidad de personas sin conexión a internet. Su mejor jugada es como un contraste de Lula y la izquierda.

¿Qué pasará con la masa de votantes en el medio? Cuando faltan seis semanas para las elecciones, parece que los brasileños se enfrentan a la elección de qué tipo de líder no quieren.

Por Mac Margolis

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Tags Relacionados:

Brasil

elecciones en Brasil

Leer comentarios ( )

Ir a portada